La ley de Estados Unidos sigue vigente en los Juegos
Cyl dots mini

La ley de Estados Unidos sigue vigente en los Juegos

Estados Unidos - Japón, Juegos Olímpicos Tokyo 2020

Las americanas no dan opción a Japón y logran su séptimo oro consecutivo.

La selección femenina de Estados Unidos se colgó este domingo su séptimo oro olímpico consecutivo en los Juegos de Tokyo 2020, después de superar (90-75) a la anfitriona Japón con una marcha más en el segundo tiempo y una estelar Brittney Griner.

Las norteamericanas dejaron temblando el sueño japonés antes del descanso y terminaron con él en la reanudación. Griner (30 puntos), A'ja Wilson (19), Breanna Stewart (14 y 14 rebotes) y Diana Taurasi pusieron muy cuesta arriba la final para Japón, a pesar de que las asiáticas no se rindieron ni 20 abajo en el último cuarto.

Estados Unidos lo hizo fácil de inicio, con los nervios de una rival novata en estas altas esferas. Las americanas sacaron músculo y a Japón le costó un mundo anotar (18-5). Sin embargo, las de Tom Hovasse encontraron el acierto del triple para mantenerse en el partido, además de una gran Nako Motohashi.

La base saltó del banquillo con buenos minutos y Japón plantó cara por momentos, incluido el del inicio del segundo cuarto (38-32). Las reinas del baloncesto olímpico apretaron en defensa y volvieron a marcar diferencias en un suspiro (50-36). Japón maquilló con ese tiro exterior salvador sobre la bocina (50-39).

El tercer cuarto fue un 25-17 que puso tierra de por medio y casi finiquitó la final de cara a los últimos 10 minutos. Aunque no es solo físico, la diferencia se hizo notar en el 12-0 en tapones que endosó Estados Unidos, y la calidad quedó también plasmada en el 28-16 en asistencias. Las estadounidense fueron mejor y tuvieron un arsenal siempre a disposición de terminar con la fe nipona.

Japón celebró su plata histórica, su mejor resultado en unos Juegos y encima en casa, y Estados Unidos mantuvo vigente su ley en el torneo. Un equipo dominador con nueve títulos y los últimos siete seguidos, que despide generaciones pero que da la bienvenida a nuevas con la garantía de que son las mejores del mundo.