La letra pequeña de la bajada de impuestos que Cs le pide al PP

Ana Suárez, a la salida de la reunión con los representantes del PP. Foto: A. Santana

Cs y PP hablan de sintonía, pero su forma de entender la 'congelación de impuestos' revela diferencias que van más allá del detalle: Ciudadanos quiere una rebaja real y el PP solo habla de congelación.

El posible acuerdo entre PP y Ciudadanos para un gobierno 'bicolor' en el Ayuntamiento de Salamanca fluye. Tras solo la primera reunión, ambas partes han constatado una enorme cercanía y, en breve, habrá más encuentros para concretar medidas exactas y forma de gobierno. Este mismo miércoles se pueden producir grandes avances, sin descontar que la proximidad es casi total en estos momentos: de hecho, Cs ha constatado la concordancia en muchos aspectos y el PP, directamente, le ha ofrecido formar gobierno.

 

Sin embargo, la letra pequeña de un asunto se antoja un obstáculo para la firma, al menos, si Ciudadanos respeta y exige la literalidad de lo que han pedido. Según explicó este martes Ana Suárez, número '1' de la lista del partido, quieren una bajada de impuestos generalizada en Salamanca. La portavoz ha concretado que lo que pide como mínimo es una congelación real de los principales impuestos, no de las tasas y precios públicos, y que se estudien fórmulas para hacer una bajada en toda regla. Concuerda con su programa electoral, en el que han pedido eso y, en concreto, una rebaja adicional del 5% del IBI.

 

Desde Cs admiten que eso supondrá una merma de la recaudación, con el ejemplo de la rebaja del 5% del IBI de este año, que ha supuesto dos millones de euros menos en las arcas municipales, cantidad que se queda en los bolsillos de los contribuyentes. Pero la situación financiera del Ayuntamiento, con la mitad de deuda que hace unos años, debe permitir esta 'inversión'.

 

Así que Cs parece dispuesto a exigir con ganas esa rebaja fiscal real, que contrasta con la práctica habitual del PP. En estos años, los gobiernos populares han congelado los principales impuestos, pero la rebaja del IBI solo llegó por obligación este año (y con un ejercicio de retraso); y en tasas y precios públicos ha optado por una congelación ficticia, ya que se actualizaban al IPC, lo que en la práctica ha supuesto subidas de precios municipales.

 

De hecho, en el comunicado en el que el PP invita a Cs a formar gobierno, cita entre los puntos de sintonía entre ambas partes la "congelación de todos los impuestos municipales", algo que ya han hecho, sin reflejar la petición de estudiar una rebaja del IBI que ha deslizado Cs. Así que el partido 'naranja' tendrá que revisar la letra pequeña de esta parte del acuerdo.

Noticias relacionadas