La larga espera de la vía de la Fregeneda
Cyl dots mini

La larga espera de la vía de la Fregeneda

La reapertura de la histórica línea ferroviaria ve un nuevo horizonte, para el primer trimestre de 2021, tras varios intentos infructuosos de convertirla en trayecto senderista.

Seis años después de planteada, la conversión en itinerario senderista de la histórica línea férrea de La Fregeneda, con sus espectaculares puentes de hierro y túneles, sigue esperando: una larga espera que parece que está a punto de terminar. Si nada se tuerce, será en el primer trimestre de 2021, pero la transformación ha sufrido todo tipo de contratiempos que invitan a no aventurarse en concretar fecha para un proyecto complejo. 

 

Hace años que se espera su apertura reconvertida en itinerario turístico para recuperar parte del esplendor perdido desde que en 1985 se cerrara al tráfico. El proyecto está prometido desde diciembre de 2014 pero en estos momentos sigue sin poder visitarse debido a las trabas a las que se ha enfrentado durante el proceso. Empezó este 2020 con un último tropezón, suspendiendo el contrato de gestión, que ha sido encomendada ahora a Tragsa, que ha iniciado los trabajos para poner en estado de revista la instalación, ya terminada, pero sin uso y que sufre deterioros por el paso del tiempo. Se trabaja en su puesta a punto definitiva.

 

Durante años el sueño de esta histórica línea fue que volviera a circular el tren, pero desde hace más de un lustro el sueño es hacer visitable ese tramo de 17 kilómetros, una joya del patrimonio con sus puentes metálicos y sus túneles. El proyecto para adaptarlo fue estrella de un Intur en diciembre de 2014, pero ha estado plagado de problemas.

 

Tras un largo trámite de permisos, un concurso que no interesó, un segundo intento y la adjudicación en abril de 2017, las obras arrancaron en septiembre de 2017 con la idea de estar terminadas en mayo de 2018, de cara al verano. Llegó el verano, hubo incluso alguna visita oficial que cifró el avance del proyecto en un 80%, pero en octubre se adjudicó un contrato complementario para completar las actuaciones de seguridad hasta sumar el millón de euros. Con todo, hay que reconocer que este es, hasta la fecha, el empeño más sólido en años para convertir el recorrido en ruta turística.

 

Se ha adaptado por completo, con plataformas en las vías, nuevas barandillas, cierre de uno de los túneles por los murciélagos, arreglo del acceso a la estación (toda la instalación ha sido cedida por Adif), se ha mejorado el acceso, hay señalización... pero le faltan visitantes, y no hay pocos ansiosos por hacer el recorrido.

 

Pero el auténtico problema ha sido conseguir acertar con el modelo para hacer la apertura y acceso de usuarios. Se adjudicó la gestión, hubo que supenderla por falta de reglamento, hubo que definir precios, se ofreció conjuntamente con otra instalación, hubo una adjudicación, se enmendó... Dos años más de 'atasco' que ahora parece que se resuelven. Seis años ha llevado y 35 lleva sin tren: una larga espera que termina.