La justicia saca los colores de nuevo a Javier Iglesias: anulado el pleno de presupuestos de 2016

Javier Iglesias (Foto: E. P.)

El TSJCyL da la razón a Ganemos y condena a Javier Iglesias por resolver 'en tres días' la aprobación de los presupuestos y de una importante modificación de plantilla.

La justicia le vuelve a sacar los colores a Javier Iglesias, y a la Diputación de Salamanca, con una nueva sentencia contraria a sus intereses. Esta vez se trata nada menos que de la anulación de todo un pleno, el que el 20 de enero de 2016 sirvió para aprobar por procedimiento 'exprés' los presupuestos de La Salina. La aprobación por la vía rápida de las cuentas de la institución fue muy criticada entonces por Ganemos, que ve ahora como la justicia le da la razón en su recurso.

 

Los hechos se remontan a principios de enero de 2016, cuando el equipo de Gobierno de la Diputación puso en marcha un proceso acelerado para aprobar los presupuestos de aquel año. Ya fuera de tiempo, la Diputación había ido presentando la documentación de manera incompleta, farragosa, inconexa e incluso con numerosos errores. El 8 de enero se realizó una presentación formal a la oposición, mediante una comisión ordinaria de Hacienda, en la que los diputados delegados de áreas y servicios informaron de lo esencial; se dio hasta el día 12 de enero para presentar propuestas. Finalmente, el viernes 15 de enero se entregó la convocatoria formal de un pleno extraordinario, no disponiendo de la totalidad de la documentación necesaria hasta el lunes 18 de enero, a sólo dos días del pleno convocado ese mismo lunes para el día 20 de enero, saltándose todos los plazos.

 

Los presupuestos 'en tres días' de la Diputación se aprobaron con los votos a favor de PP, la abstención de PSOE y los votos en contra de C's y Ganemos, que anunció su intención de impugar la convocatoria del pleno extraordinario por la falta de respeto a los grupos, que no tuvieron casi ni tiempo para ver los presupuestos, y el comportamiento antidemocrático de Javier Iglesias. Presentó el recurso el día 10 de marzo y, aunque el juzgado de instrucción de Salamanca no les dio la razón, ahora el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha reconocido que la convocatoria del pleno extraordinario estuvo fuera de lugar.

 

Las principales consecuencias son de tipo anímico, y es que la justicia vuelve a condenar a la Diputación de Javier Iglesias. En aquel pleno extraordinario se aprobó el presupuesto, que ya está ejecutado y es inamovible; y también se aprobó una polémica  RPT con el 'regalo' de 31 altos cargos a personal escogido, buena parte de ellos 'a dedo', en una modificación de plantilla de espaldas a los sindicatos. Era el objetivo concreto de la reforma de la plantilla que puso en marcha la Diputación, anticipada por TRIBUNA y que se ha materializado en una propuesta que salió adelante en aquel pleno ahora declarado ilegal.