La justicia rechaza el recurso de El Corte Inglés y ratifica la nulidad de su licencia

Representantes de Equo, en la rueda de prensa.

Equo anuncia que el TSJCyL ha desestimado el recurso presentado y que eso certifica la nulidad de la licencia urbanística y del plan para construir el centro comercial. Carga contra el alcalde por no haber querido negociar un arreglo a la situación.

Equo ha anunciado esta mañana lo que es un nuevo paso judicial que enmaraña todavía más el caso de El Corte Inglés. Según ha dado a conocer la formación, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha comunicado que desestima el último recurso presentado por la empresa del centro comercial, lo que convierte en firme la anulación de la licencia decretada meses atrás. Esta licencia fue anulada por la justicia regional como resultado de haber anulado anteriormente el plan que se diseñó para ceder terrenos públicos para la construcción del edificio de los grandes almaneces en Salamanca.

 

Esta sentencia neutraliza el recurso presentado por El Corte Inglés a la anulación de licencia, un paso en el que se quedó solo al desestimar el Ayuntamiento la posibilidad de hacer un recurso. Este nuevo acontecimiento en la dilatada polémica urbanística y judicial de la construcción de los grandes almacenes supone según Equo que la sentencia original sigue su cauce y que, en el momento que cualquier ciudadano lo demande, se tendría que ejecutar, lo que podría suponer un problema para la apertura del centro comercial ya que, sobre el papel, opera sin la licencia urbanística necesaria para estar abierto.

 

Equo ha cargado con dureza contra el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, porque meses atrás le ofrecieron retirar la demanda si accedía a que el Ayuntamiento de Salamanca instara a El Corte Inglés a negociar compensaciones para la ciudad. A finales de 2014 se produjeron varias reuniones y se llegó a un principio de acuerdo que, finalmente, no se llegó a ejecutar; Equo considera que no se hizo por orden directa del alcalde ante la proximidad de las elecciones.

 

Ese acuerdo incluía que El Corte Inglés realizara a su cargo algunas actuaciones para compensar a la ciudad por haber obtenido de Salamanca más contraprestaciones de las adecuadas. Según Equo, a cambio de permutar una edificabilidad de 3.000 metros en un solar que compró el Ayuntamiento, El Corte Inglés consiguió permiso para edificar 90.000 metros en su centro comercial. Para compensar esto, se pactaron algunas actuaciones como un centro cívico de gestión comunitaria en Las Adoratrices y algunas otras.