La justicia le juega una mala pasada a Fernández Mañueco en el congreso del PP

Alfonso Fernández Mañueco, durante su intervención en el Congreso del PP.

El presidente del comité de garantías presume de que "no nos ha temblado la mano" en casos de corrupción el mismo día de las primeras sentencias del 'caso Gürtel'. Habla de atajar irregularidades pero no ha explicado el presunto caso de financiación ilegal en el PP de Salamanca.

El presidente del Comité de Derechos y Garantías del PP y alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha presumido este viernes de haber actuado con "contundencia" ante los comportamientos irregulares que han podido afecta a afiliados del partido. "No nos ha temblado la mano", ha enfatizado. Sin embargo, el calendario ha ido en su contra porque este viernes precisamente se ha conocido la primera sentencia de las que se van a suceder por el 'caso Gúrtel', que incluye peticiones de cárcel para empresas que reconocen haber financiado las campañas del PP en Valencia.

 

A Fernández Mañueco le tocaba intervenir en el Congreso del PP el mismo día que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) sobre la pieza 3 de la trama Gürtel, la relativa a supuestas irregularidades en contrataciones de la feria Fitur entre los años 2005 y 2009, y ha condenado a penas de entre 12 y 13 años de prisión a los considerados cabecillas, Francisco Correa, Alvaro Pérez y Pablo Crespo.

 

En su discurso ante el plenario, para presentar el informe de gestión de sus casi cinco años al frente del comité disciplinario, Mañueco ha admitido que han vivido un periodo "complicado" -en alusión a los casos de corrupción que han afectado al partido-, pero ha subrayado que durante estos 
cinco años han tomado decisiones "correctas"
. Mañueco ha admitido que "algunos" de esos asuntos han sido "muy delicados" y de "gran repercusión" mediática, pero han tomado decisiones con "independencia y firmeza", de acuerdo con los Estatutos del PP". "No nos ha temblado la mano, pero también con absoluto respeto a los derechos de los expedientados y a la presunción de inocencia de los militantes", ha manifestado.

 

Mañueco tuvo que lidiar con un caso muy concreto, el de Rodrigo Rato, en el que el órgano que dirige no tomó decisión alguna. Tras abrir expediente al exvicepresidente del Gobierno, su renuncia a la militancia libró al comité de garantías de tener que pronunciarse contra él.

 

El presidente del Comité de Derechos y Garantías del PP ha asegurado que en sus actuaciones les ha guiado la "buena fe" y el ánimo de responder de forma "apropiada". "Si en algún caso no fue así, pedimos disculpas a quien haya podido verse agraviado o perjudicado por las decisiones", ha agregado. Dicho esto, ha indicado que su deber es "estar alerta, atajar irregularidades y comportamientos inadecuados por el bien del partido y la democracia". A su juicio, todos deben cumplir las normas, en especial los que ocupan cargos orgánicos en el PP y en las instituciones públicas. Durante estos años, Mañueco ha visto como salía a la luz información sobre presunta financiación ilegal del PP en Salamanca y, a pesar de ello, ha mantenido al presunto responsable en listas electorales y en su equipo de Gobierno.

 

Mañueco --que ha tenido un recuerdo para Carlos Argos, secretario general de este órgano disciplinario y que falleció en 2014-- ha informado de las actuaciones de la Comisión de Derechos y Garantías, con la adopción de 221 resoluciones. Según ha precisado, se han tramitado 63 expedientes desde el 6 de febrero de 2012 y han acordado cinco expulsiones y 20 suspensiones de militancia. También se han ratificado otras 58 y se ha tramitado la baja de 29 afiliados.

 

"Hemos actuado con constancia, aplicación, contundencia ante comportamientos ilícitos en nuestro partido. Lo hemos hecho con el mejor ánimo de cumplir con nuestro mandado de servir al partido y ser útiles a la sociedad española", ha asegurado, antes de proceder a la votación del informe de su gestión, que ha sido aprobado en el plenario del congreso.