La justicia culpa a Medio Ambiente de la tala indiscriminada en un monte protegido

Tala de robles en La Genestosa.

Un juzgado condena a Medio Ambiente a reparar los daños ocasionados por la tala injustificada de robles centenarios de La Genestosa, un monte de alto valor ecológico en Salamanca en el que en 2012 se cortaron cuatro veces más hectáreas de las permitidas.

UN ENTORNO CON TODAS LAS PROTECCIONES

 

Integrada en el Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Espacio Natural Protegido Red Natura 2000 de El Rebollar, designado como Área de Importancia para la Aves (IBA), dentro del Plan de Recuperación de la Cigüeña negra en Castilla y León, y Catalogada como Yacimiento Arqueológico Altomedieval. El pasado 12 de enero de 2013, se constituyó en Salamanca la Plataforma Ciudadana para la Protección y Conservación del Bosque de La Genestosa.

El juzgado número 1 de lo contencioso administrativo de Salamanca ha condenado a la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León a reparar los daños y perjuicios ocasionados por la tala de decenas de robles centenarios en el monte de La Genestosa, un lugar con importantes valores ecológicos, protegido y donde se permitió cortar numerosos ejemplares con licencias que no amparaban la actuación. Así lo ha comunicado Ecologistas en Acción, que a finales de 2012 denunció la situación y que ahora ha conseguido que la justicia le de la razón y que reconozca que las licencias otorgadas no eran para eso.

 

Según la denuncia, se produjo la tala de robles centenarios en gran número desbordando los términos de las licencias que ha esgrimido la Junta. En concreto, el juzgado considera acreditado que la autorización era para 10 hectáreas y que se talaron 40. Y que la técnica utilizada era el resalveo, pero que lo que realmente se hizo fue  una clara selectiva por lo alto en árboles que tenían unos 50 o 60 años. Además, se llegó hasta una zona próxima al hábitat de una especie de gran importancia: la corta quedó a unos 40 metros de la zona del Milano Real y se abrieron dos vías de saca, una de ellas por debajo del dormidero del ave.  

 

Según el auto, la justicia ha estimado parcialmente la demanda contra la "desestimación por silencio administrativo del previo requerimiento a la Administración intimando la cesación de la vía de hecho y, por tanto contra la actuación por vía de hecho de la Consejería de Fomento de Medio Ambiente y de su servicio territorial de Medio Ambiente de Salamanca consistente en efectuar cortas de árboles querqus pirenaica en el Monte de Utilidad Pública nº 1 “La Genestosa”, propiedad de la Junta de Castilla y León, no amparadas por las licencias de cortas SA-LEÑ-0303-2011 y SA-MAD- 0310-2012, afectando a hábitats protegidos y a fauna incluida en el Catálogo de Especies Amenazadas".  

 

 

Añade el auto que "la resolución impugnada no es conforme a derecho, anulándola y declarar actuación por vía de hecho de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y de su Servicio Territorial de Medio Ambiente de Salamanca y no amparada por las licencias" citadas y que "se condena a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, responsable de las cortas y gestora del Monte a reparar los daños y perjuicios ocasionados"

 

En enero de 2013 la agrupación Ecologistas en Acción denunció la tala "indiscriminada" de robles centenarios en el monte "emblemático" conocido como 'La Genestosa', en la zona del Rebollar. La Genestosa está considerada como "uno de los mejores bosques europeos de la especie 'Quercus pyrenaica', una de las tres especies de roble de mayor porte que ocupan la Península Ibérica y que recibe el nombre de rebollo, especie que confiere el nombre de 'El Rebollar' a la comarca y estribaciones más occidentales de la vertiente Norte de Sierra de Gata donde se enclava", según Ecologistas.

 

La organización denunció el aprovechamiento de leñas que se llevaba a cabo a finales de 2012 porque estaba  "industrializando una masa forestal prácticamente virgen, con la deforestación de calles de tres metros de anchura y dispuestas en paralelo cada 8 a 10 metros, algo inaudito en un bosque de estas características". Además, apuntaba ya que la licencia de explotación estaba caducada desde junio. 

 

Esta tala "esquilma un legado biológico único", preservado por los vecinos del Rebollar, una "indignación" que "se despierta cuando por un puñado de euros, concretamente 1.445 euros", la Junta de Castilla y León a través de la Sección Territorial de Ordenación y Mejora I de Montes, del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Salamanca "enajena y aniquila" un patrimonio biológico "único e irremplazable" dijo entonces la organización.