La Justicia avala a Fevesa por el uso de la megafonía en la protesta

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León dio la razón a los vecinos en el juicio contra el Ayuntamiento de Salamanca y la Subdelegación de Gobierno al considerar que el uso de megafonía en las manifestaciones no requiere una autorización previa, y por tanto, no tenían por qué pedir permiso para su uso en la protesta del pasado 27 de enero contra la subida de la tarifa de la luz.
S. G. P.

En el fallo del Tribunal, dado a conocer ayer por Fevesa, los tres magistrados entienden probado que se intentó limitar el derecho de reunión y manifestación al impedir a los vecinos la utilización de megafonía “máxime cuando no medió justificación alguna sobre dicha imposición”, indica la sentencia. De igual manera, se señala que si el derecho de reunión y manifestación no merece autorización previa sino tan sólo comunicación, tampoco lo necesitaría el uso de megafonía por entender que va íntimamente relacionado este derecho, tal y como defendían las entidades vecinales.

El fallo deja claro que el Ayuntamiento de Salamanca “no es competente sobre el ejercicio del derecho de reunión”. Así, según los vecinos, también se comprueba “el desconocimiento total de la legalidad por parte del concejal de Tráfico, Francisco Albarrán, que no es competente para regular este ejercicio” y critican su oferta, recogida en la sentencia, de reunirse con el presidente de Fevesa, José María Collados, en el Ayuntamiento como condición para permitir el uso de megafonía. “Estás prácticas mafiosas han de ser desterradas del Consistorio de nuestra ciudad”, denuncia Fevesa y cree que la sentencia puede servir de primer paso “para acabar con estas prácticas”.

Por otro lado, la sentencia condena a costas a la Subdelegación del Gobierno en Salamanca por temeridad, “ya que deberían haber sido conscientes de cómo debían actuar”, recoge el fallo. De este modo, el Tribunal declara “nula de pleno derecho” la resolución impugnada de la Subdelegación del Gobierno en Salamanca, del pasado 24 de enero, en cuanto dispone que no se podrá utilizar megafonía en la protesta.