La justicia anula otra licencia más al Corona Sol y deja al hotel ilegal sin base para estar abierto

El Tribunal Superior regional anula la licencia ambiental que, junto a la ya anulada de cambio de uso a hotel, deja sin base la apertura del edificio.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha anulado una nueva licencia del hotel Corona Sol, en este caso, la licencia ambiental. Esta sentencia la llevaban esperando los vecinos cerca de cinco meses, que es el tiempo que tienen constancia de que se había resuelto. Esta licencia anulada afecta a los ruidos y contaminación que han denunciado los afectados y es un requisito imprescindible para que la construcción hubiera sido legal.

 

Se trata de una sentencia en instancia superior que anula una licencia más de este polémico edificio, que tiene anuladas todas las licencias necesarias, incluyendo la de cambio de uso de viviendas a hotel, que está anulada de manera firme y definitiva. Además de la ambiental y la de cambio de uso, que lleva más de dos años y medio anulada de manera firme, dos licencias que son llave para la licencia de inicio de actividad y de hotel, ya que sin la ambiental ni la de cambio de uso no podría tener abiertas sus puertas.

 

Los vecinos habían pedido también que se declararan ilegales los 31 aparatos de aire acondicionado que dan al patio trasero del hotel y directamente a las viviendas de los afectados. Estos aparatos son visibles desde todas las viviendas y funcionan a todas horas, emitiendo ruido perfectamente audible. A pesar de ello, la resolución permite mantenerlos instalados.

 

Además, la propietaria del hotel, la promotora Palco3, tiene pendiente un pleito por ir contra una decisión del pleno del Ayuntamiento de Salamanca. La denuncia de Palco3 persigue dar la vuelta a la negativa del pleno a aprobar una modificación del PGOU que legalizaba de un plumazo todas las irregularidades del hotel. El pleno fue en febrero de 2017 y la empresa logró dilatar la denuncia hasta octubre de 2018. El Ayuntamiento lo ha permitido sin ejecutar el cierre del hotel, un movimiento más del consistorio a favor de esta empresa, para la que se llegó a tramitar una modificación que sólo beneficiaba a la promotora.

 

El asunto lleva cerca de dos años en el alero 'gracias' a las maniobras dilatorias de la promotora, que intenta demorar el asunto para agotar a los vecinos y porque, cada día que se mantiene abierto, es día de explotación. Por eso este asunto meramente administrativo ha acabado en el juzgado casi dos años después que el pleno municipal donde se decidió. Pero juega también otra baza.

 

En su escrito de contestación a la demanda de Palco3, AVEMUR considera que la promotora está esperando que la celebración de las próximas elecciones resulte en un pleno más proclive a sus intereses:vamos, que el partido que ha jugado a favor de la promotora del hotel vuelva a tener una mayoría que le permita aprobar las modificaciones urbanísticas que la oposición le ha 'tumbado'. Ese partido no es otro que el PP, que como es notorio celebra sus cenas de Navidad y sus noches electorales en establecimientos del propietario del Corona Sol.

 

Los vecinos insisten en su contestación que no hay  interés público ninguno en una modificación puntual del PGOU que lo único que pretendía era legalizar las irregularidades del hotel, es decir, un exceso de edificación de más de 800 metros, una planta entera, y la falta de todas y cada una de las licencias necesarias para construir o estar abierto: todas ellas están anuladas por la justicia, la de cambio de uso a hote, de forma definitiva.

 

Esta vez, la contestación de los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Salamanca va en la misma línea y destaca precisamente eso, que no está probado el interés público. El escrito municipal destaca las emocionantes intervenciones que hicieron Fernando Castaño (Cs), Gabriel Risco (Ganemos) y Fernando Vegas (PSOE) en aquel pleno en el que la oposición se negó a aprobar este apaño del equipo de Gobierno del PP, entonces con Fernández Mañueco de alcalde y García Carbayo como defensor de la medida.