La justicia anula la licencia para el cambio de uso del Hotel Corona Sol

Edificio del hotel Corona Sol.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha anulado la licencia municipal que permitió reorientar al uso como hotel del edificio que ocupa ahora el Corona Sol. Alega un defecto técnico subsanable, por lo que el Ayuntamiento deberá hacer cambios porque concedió la licencia en base a un estudio insuficiente.

El Ayuntamiento de Salamanca ha visto de nuevo cómo un tribunal le quita la razón a la hora de realizar determinados movimientos en el ámbito urbanístico. En esta ocasión se trata del expediente que materializó para tratar de legalizar el Hotel Corona Sol, que le ha llevado a promover cambios en el plan general de urbanismo, en el uso del edificio (inicialmente para viviendas) y estudios de detalle, sobre el papel, un exceso de edificación por el que se han sentido perjudicados los vecinos de la calle más próxima, que son quienes han mantenido abierto un frente judicial contra el consistorio salmantino.

 

En esta ocasión lo que se anula es la licencia de cambio de uso, la que permitió reorientar el destino del edificio, incialmente previsto para uso residencial y que acabó convertido en un hotel. Según las fuentes consultadas, conocedoras de la sentencia, se anula porque el proyecto está firmado por un técnico y no por un arquitecto como está requerido para un caso como este, con un cambio de uso. Es un defecto técnico fácilmente subsanable, pero que de momento deja temporalmente sin licencia vigente al edificio, ya que el Ayuntamiento de Salamanca la concedió en base a ese proyecto que ahora no se considera suficientemente avalado por un profesional.

 

En todo caso, no se considera que exista infracción por parte del promotor y se achaca claramente el error al Ayuntamiento, que es quien concede la licencia, y que tendrá que actuar en consecuencia porque el cambio de uso no es técnicamente válido. No parece fácil que el equipo de Gobierno vaya a cambiar el rumbo de sus decisiones, en las que ha estado siempre, desde el punto de vista normativo, más inclinado a no perjudicar al promotor. De hecho, a lo largo de los últimos años y para resolver el conflicto ha intentado un cambio del Plan General de Ordenación Urbana, el cambio de uso citado y llegó a promover un estudio de detalle para legalizar las actuaciones urbanísticas hechas.

 

En marzo de 2013 la justicia ya dio la razón a los vecinos, y lo ratificó en febrero de 2014, en su denuncia contra el estudio de detalle para legalizar las actuaciones. Ese estudio es el que concedió más edificabilidad a la parcela y permitió construir 800 metros cuadrados de más, permitiendo las dimensiones por las que ahora protestan los vecinos. Pese a ello, en febrero de 2015 el Ayuntamiento de Salamanca aprobó una modificación puntual del PGOU para legalizar la actuación urbanística.