La Junta recoloca un pedazo de la historia de la Vía de la Plata

Calzadilla de Mendigos. El miliario CLXIII, encontrado entre las ruinas del castillo de Santa Cruz, vuelve a su lugar. Recolocación. En breve se recuperarán otros cinco de entre los cimientos de un puente
E. BERMEJO

El miliario CLXIII ha recuperado su espacio en la Calzada Romana después de muchas vicisitudes desde que viera la luz en el siglo IV después de Cristo, bajo el reinado del emperador Maximiano, que fue quien reparó en ese siglo el tramo de la Vía de la Plata en el que descansa definitivamente desde ayer.

La columna se encontró en las ruinas del castillo de Santa Cruz, en Navagallega, término de Membribe, de uno de cuyos muros formaba parte, aunque los últimos años los ha pasado en el Museo de Salamanca, donde la depositó su propietario.

No tiene numeración y está algo deteriorada en su parte trasera, por lo que los arqueólogos de la Junta consideran que podría haber sido el número CLXI o el CLXII. En cualquier caso, ahora disfruta de un entorno privilegiado en la finca de Calzadilla del Méndigos (Calzadilla de Mendigos), en un camino paralelo a la carretera de Membribe, trazada sobre la Calzada Romana y rodeada de un hermoso paisaje.

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Agustín de Vega, asistió ayer al acto de reposición que forma parte del Plan de Recuperación de la Junta de Castilla y León para la recolocación de los miliarios en su emplazamiento original. La Delegación Territorial impulsó en su día un estudio técnico que marca las bases para recuperar y restituir todos los miliarios que se encuentren y cuya reposición sea viable.

El que se colocó ayer es una columna miliaria de granito, de la que se conserva un fragmento de 102 centímetros de altura, unos 40 centímetros de ancho y un perímetro de 126 centímetros.

Según los arqueólogos de la Junta, se conocen en Salamanca seis columnas de la época tardía romana, un momento en que el imperio estaba en decadencia y se caracteriza por unos miliarios menos regulares, más pequeños y más amorfos de lo habitual.
“Hoy recolocamos la historia en su sitio”, aseguró el delegado territorial minutos antes de que la grúa izara la columna sobre su pedestal.

Con el que se colocó ayer, son siete los miliarios devueltos a su emplazamiento original, ya que en la primera fase, se recolocaron seis, correspondientes a la Colonia de San Francisco, en Béjar; el del Establo de Antonia García, en Peromingo; Valverde de Valdelacasa I y Valverde de Valdelacasa II, en Valverde de Valdelacasa; el Parque de Maquinaria en Guijuelo; y la Laguna de la Dehesa, en Navalmoral de Béjar.

Especialmente complejo será el próximo proyecto de traslado de las cinco columnas miliarias fragmentadas que se encuentran en la estructura pétrea del puente de Palacios de Salvatierra, en Guijuelo. Se extraerán los fragmentos del puente, que serán sustituidos por piezas nuevas para que éste pueda seguir en funcionamiento. Las piezas retiradas se restaurarán con la colaboración del Museo de Salamanca, para su posterior emplazamiento.