La Junta propone al sector del ibérico fijar una posición 'común' para defenderse

Advierte al Ejecutivo de que "no puede ir contracorriente" ni "perjudicar a una mayoría para beneficiar a una minoría"

La viceconsejera de Desarrollo Rural de la Consejería de Agricultura y Ganadería, María Jesús Pascual, ha advertido este martes al Gobierno de España de que "no puede ir contracorriente" en la cuestión del ibérico, ya que "no tiene sentido defender los intereses de una minoría para perjudicar a una mayoría".

Pascual ha recordado que con la propuesta del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para la nueva Norma de Calidad del Ibérico "podría desaparecer el 85 por ciento" del sector del cerdo en la Comunidad, ya que éste es el porcentaje que representa el ibérico de recebo.

Cabe recordar que con la propuesta lanzada por el departamento que dirige Miguel Arias Cañete, el cerdo de recebo deberá permanecer en una área extensiva durante sus dos últimos meses de vida, con un límite de 15 cerdos por hectárea, lo que supondría, a juicio de la viceconsejera, que Castilla y León necesitaría "60.000 hectáreas" que "habría que dejar de dedicar a otras actividades".

Asimismo, en la propuesta lanzada por el Ministerio se establece que la raza ibérica, para poder conservar este sello, deberá tener al menos un 75 por ciento de pureza, mientras que la media de los ejemplares criados en Castilla y León ronda "el 50 por ciento", un porcentaje "acorde con la demanda del consumidor", cuyo gusto "no ampara" el cambio normativo.

María Jesús Pascual se ha reunido este martes con el Grupo de Trabajo del Ibérico, en el que participan productores, industriales y la interprofesional del sector, con el fin de fijar "un documento común" que permita "presionar" al Ministerio y lograr que éste "recapacite" en su postura.

POSTURA COMÚN

En este sentido, ha recordado que ya el pasado 9 de mayo se fijó "una postura común de todo el sector" cuyas bases "coinciden" con lo expuesto por la interprofesional del ibérico a nivel nacional, donde "sólo una asociación profesional" comparte los planteamientos del Gobierno.

Ese mismo 9 de mayo, la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, envió una carta a Arias Cañete para plantear las demandas de Castilla y León, algo que repitió con una segunda misiva el pasado 24 de julio, por lo que, para Pascual, el Ministerio "debe escuchar" a la Comunidad.

Al hilo de esto, la viceconsejera ha insistido en que un Real Decreto "no se aprueba de la noche a la mañana", por lo que el Ministerio "está a tiempo de recapacitar", dado que "aún no se ha constituido el grupo de trabajo" que deberá redactarlo.

Pascual ha recordado que, frente a Andalucía, donde el número de cabezas de cerdo ibérico "cayó de 1,3 millones en 2008 a 500.000 en la actualidad", en Castilla y León "se ha pasado de 970.000 a 920.000", lo que la ha llevado a afirmar que la Comunidad "lidera al sector a nivel nacional".

Asimismo, ha explicado que "el 35 por ciento" de los cerdos ibéricos que se sacrifican proceden de Castilla y León y que "el 70 por ciento de los animales que se sacrifican, se sacrifican en la Comunidad, con un sector en el que existen 352 industrias que generan "más de 8.000" empleos directos.

Finalmente, Pascual ha advertido de que, "en función de los pasos que de el Ministerio", la Junta "ejercerá la presión necesaria para defender los intereses de Castilla y León", por lo que ha dejado la puerta abierta a "cualquier acción reivindicativa". "Nos jugamos mucho", ha concluido.