La Junta pone en marcha "ADE Rural" con el objetivo de incentivar la actividad económica de las zonas rurales de Salamanca

El programa se desarrolla bajo el amparo del II Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación Industrial de Castilla y León.

El director general de Producción Agropecuaria y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, Jesús María Gómez Sanz, ha presentado esta mañana en Salamanca el programa ADE Rural, acompañado por el delegado territorial en la provincia, Bienvenido Mena Merchán. El principal objetivo de esta iniciativa es “favorecer y diversificar la actividad económica en las zonas rurales de la comunidad”, tal y como ha señalado el propio Jesús María Gómez.

 

Este programa pondrá en marcha una serie de servicios destinados a la competitividad empresarial, la innovación, la internacionalización y el apoyo a la creación de nuevas empresas, prestando especial atención al sector agropecuario, al de la industria agroalimentaria y a otros sectores vinculados al territorio como la madera o la piedra. El programa se desarrolla bajo el amparo del II Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación Industrial de Castilla y León y compete tanto a la Consejería de Economía y Empleo como a la Consejería de Agricultura y Ganadería.

 

“Este programa va a ayudar al mundo rural salmantino a hacer frente a la crisis, aprovechando su potencialidad y su valor como motor económico de la provincia para crear crecimiento”, ha explicado el delegado territorial de la Junta en Salamanca, Bienvenido Mena, recordando así la importancia que la economía rural, a través de la agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria, tiene a lo largo de los 12.350 km2 de extensión de la provincia.

 

Ya en marcha

ADE Rural se encuentra ya implantado en el territorio a través de las oficinas territoriales de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE), así como en los servicios territoriales de Agricultura y Ganadería y en las Secciones Agrarias Comarcales (SAC).

 

El programa se ha puesto en marcha con la colaboración de ayuntamientos y Diputación, con el objetivo de coordinar todos los esfuerzos en materia de creación de empleo en el medio rural. Así, la jornada de presentación ha estado dirigida a alcaldes, grupos de acción local, cámaras de comercio y demás colectivos que puedan tener interés la provincia. Además, desde el mes de enero se están desarrollando unas jornadas formativas técnicas dirigidas a poner en marcha una herramienta denominada CRM ADE Rural, compartida y utilizada por los responsables territoriales de ADE, los técnicos de los servicios territoriales de Agricultura y Ganadería de la Junta y los técnicos de Dinamización Rural de la Diputación.

 

Apoyo a empresas

ADE Rural prestará dos tipos de servicio a los nuevos emprendedores y a las empresas ya existentes. Por un lado, se realizará el asesoramiento y análisis de los proyectos para ver su viabilidad, ubicación y posibilidades de financiación. Además, se darán los requisitos necesarios para la constitución de entidades asociativas o empresariales, especialmente si se trata de la creación de sociedades cooperativas.

 

Para facilitar la prestación de este tipo de servicios, están en elaboración Planes de Actuación Comarcales, cuyo ámbito de actuación son las 52 Secciones Agrarias Comarcales de Castilla y León, de las que 6 se encuentras en Salamanca: Béjar, Ciudad Rodrigo, La Fuente de San Esteban, Peñaranda, Salamanca y Vitigudino. Será a través de estas secciones desde las que se recogerán las necesidades del tejido empresarial de cada zona.

 

Por otro lado, se han articulado dos productos financieros que, para ser disfrutados, no requerirán más garantías que la viabilidad del proyecto y la firma de los promotores solicitantes. Uno de estos productos es el relativo a microcréditos ADE Rural Emprendedores, que oscilarán entre 6.000 y 50.000 euros. Están dirigidos a emprendedores rurales que inicien una actividad que tendrá un plazo de amortización de hasta 72 meses o a emprendedores que se encuentren en los dos años siguientes al alta censal, con un plazo de amortización de 96 meses.

 

El otro producto financiero, el préstamo ADE Rural, puede alcanzar hasta los 150.000 euros con un plazo de amortización de hasta 10 años, dirigidos a empresas ubicadas en municipios de menos de 20.000 habitantes.