La Junta no da marcha atrás en la supresión de urgencias

El consejero de Sanidad asegura que sería “ineficiente” mantener las urgencias nocturnas en los consultorios de Villarino y Barruecopardo

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha asegurado que el mantenimiento de los servicios de urgencias nocturnas en los consultorios de Villarino y Barruecopardo (Salamanca) sería “ineficiente”, de ahí que se haya procedido a su supresión.

Ha señalado que se mantendrán estos servicios en los centros de salud pero que no así en los consultorios de Barruecopardo y Villarino, donde se desdoblaron las urgencias y donde hay una media de menos de una atención por noche.

Por este motivo, en búsqueda de la “eficiencia” en la Sanidad, ha argumentado que se van a “centralizar” estos servicios en las zonas básicas como Aldeadávila o Vitigudino, donde además hay disponibles servicios de transporte de emergencias.

En los casos de vecinos de Barruecopardo o Villarino, que hasta ahora acudían a la atención en su propia localidad, tendrán que llamar al servicio de atención 112, donde “un médico con capacidad suficiente para valorar” les dirá si un soporte vital básico les irá a recoger o cuál es la línea a seguir.

Sobre la polémica de la supresión de los servicios de urgencias nocturnos en Villarino y Barruecopardo, el consejero ha señalado que se ha reunido con los alcaldes de la zona para explicarles que “los medios sanitarios deben de tener una utilización eficiente” y cuál es la postura de la Junta.

Además, ha destacado que hay comunidades autónomas donde no hay esta posibilidad de atención de urgencias ni en municipios con centros de salud. Incluso, ha explicado que hay 20 municipios de Salamanca y “cientos” en Castilla y León con más ocupación que los afectados en la zona de las Arribes que no disponen de estas urgencias en la misma localidad y que se tienen que desplazar.