La Junta negocia con el Gobierno y asegura que garantizará la “movilidad de los ciudadanos”

(Foto: I. C.)

El ministerio de Fomento ha dado de plazo hasta el mes de septiembre para presentar el plan de reestructuración de este sector.

La Junta de Castilla y León, a través de la consejería de Fomento, ha adquirido el compromiso de “garantizar la movilidad y el transporte de todos los ciudadanos de la Comunidad”, al tiempo que promete seguir negociando con el Gobierno para intentar paliar lo máximo posibles las consecuencias del nuevo modelo del sector ferroviario.

 

Así lo han indicado fuentes de la propia consejería, que han señalado además que pese a que el Gobierno ha ofrecido a las comunidades la opción de hacerse cargo de las líneas que no se han catalogado como se Servicio Público, aún no puede confirmar si se hará cargo de su déficit de explotación.

 

En el caso de la provincia de Salamanca, esta línea es la que cubre el trayecto Salamanca-Ávila, que puede paliar estos daños con el tren que tiene como destino Madrid y que pasa por las provincias afectadas en este caso.

 

Así, habrá otras muchas líneas que casi carecen de pasajeros en la actualidad que se van a suprimir como tal y de las que se harán cargo otras de mayor volumen, con el fin de evitar su desaparición total, pero claro está, con mucha menor disponibilidad para los viajeros.

 

El plazo que se ha fijado el propio ministerio de Fomento para presentar su nuevo plan de reestructuración del sector ferroviario se prolonga hasta el mes de septiembre, que será cuando la Junta tenga que tomar una decisión sobre las líneas que no se han considerado como de Servicio Público, igual que del posible despido o traslado de trabajadores a otras estaciones de la Comunidad.

 

Además, la Junta pretende asegurar la movilidad total de los viajeros y que sus necesidades de transporte estén cubiertas aunque no sea con el medio que demandan.

Noticias relacionadas