La Junta incorporará al hospital a la red de terapias avanzadas CAR-T para tratar cáncer hematológico
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

La Junta incorporará al hospital a la red de terapias avanzadas CAR-T para tratar cáncer hematológico

Antonio María Sáez Aguado, Consejero de Sanidad (Foto: T. Navarro)

El Consejero de Sanidad ha explicado que se trabaja para que el Hospital Universitario de Salamanca forme parte de la red española de terapias avanzadas CAR-T, que trabajará en el tratamiento de algunos tipos de cáncer hematológicos.

La Junta de Castilla y León trabaja para incorporar el Hospital Clínico Universitario de Salamanca a la red de terapias avanzadas CAR-T para el tratamiento de cáncer hematológico y formar parte así de un "pequeño grupo" de hospitales de referencia para trabajar en esta línea.

 

Así lo ha anunciado el consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, quien ha presentado este miércoles la Etrategia de Atención al Paciente Oncológico de Sacyl, que contempla seis ejes, 19 líneas y 37 proyectos que también incluyen la investigación.

 

En este contexto, Sáez Aguado ha explicado que actualmente se trabaja para que el Hospital Universitario de Salamanca forme parte de la red española de terapias avanzadas CAR-T, que trabajará en el tratamiento de algunos tipos de cáncer hematológicos.

 

Esta red, que tiene carácter nacional y se establece en torno a los medicamentos CAR (Chimerich Antigen Receptor), pretende contar con un conjunto de hospitales que "fabriquen" tratamientos frente a estos tipos de cáncer y "compitan" de algún modo con la industria, ha explicado el consejero.

 

Por ello, se apoya a este centro hospitalario de Salamanca, donde se encuentran el Instituto de Investigación Biomédica (IBSAL) y el Centro de Investigación del Cáncer, para intentar su incorporación a este "pequeño grupo" de seis u ocho centros que aportarán terapias al conjunto del Sistema Nacional de Salud.

 

PLAN NACIONAL

El hospital trabajaría así en el marco del Plan Estratégico de Terapias Avanzadas relativo a los medicamentos CAR-T, que define un nuevo modelo organizativo y asistencial para garantizar el acceso "equitativo, seguro, eficiente y planificado" a estas terapias innnovadoras dentro del Sistema Nacional de Salud en varios tumores.

 

Por el momento, los tres medicamentos CAR-T incluidos, con la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), se dirigen a tratar la leucemia linfoblástica aguda de células B refractaria en recaída post-trasplante o en segunda o posterior recaída en pacientes pediátricos y adultos jóvenes, así como el linfoma B difuso de célula grande en recaída o refractario tras dos o más líneas de tratamiento sistémico en pacientes adultos.

 

El plan también plantea impulsar la investigación pública y la fabricación de estos medicamentos en el ámbito académico del SNS, según explicó en su presentación en noviembre del pasado año la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.

 

La estrategia terapéutica de los CAR-T consiste en extraer y tratar en el laboratorio los linfocitos del paciente que, una vez modificados genéticamente, se administran como medicamento para combatir a las células tumorales. Ahora mismo, estas terapias están disponibles como medicamentos en situación especial tanto en los hospitales que están desarrollando ensayos clínicos con CAR-T, los denominados académicos (públicos), como los industriales (privados).

 

Para ello, se tendrán que designar centros de referencia para la utilización de los medicamentos CAR-T, tanto académicos como industriales, todo ello dentro del SNS, con el objetivo de disponer de centros seleccionados que cumplan los estándares de calidad y seguridad asistencial, y seleccionados a partir de criterios "objetivos y transparentes".

 

Por otra parte, el modelo organizativo se completa con los centros de fabricación propia de medicamentos CAR-T, que deberán ser identificados y propuestos por cada comunidad autónoma en el seno de la Comisión Permanente de Farmacia. Además, se constituirá un grupo de expertos en medicamentos CAR-T a nivel estatal, del que formarán parte tanto expertos gestores como clínicos, y que tendrá como funciones definir protocolos para armonizar el proceso asistencial y para la medición de resultados en salud, entre otras. Así, en cada centro autorizado se deberá disponer de una unidad multidisciplinar para el abordaje integral de la utilización del medicamento y del manejo clínico del paciente.