La Junta incluye Ciudad Rodrigo en el Plan de Protección de inundaciones

Para reducir consecuencias. Un proyecto que previene y organiza la respuesta ante el riesgo de crecidas. Futuro. La presa de Irueña minimizará el problema cuando esté operativa al cien por cien
Ángel S. Peinado

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobó ayer el Plan de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones, que se une a los ya existentes sobre incendios forestales, riesgos químicos y transporte de mercancías peligrosas y completa el mapa de los planes especiales de emergencias de Protección Civil.

A pesar de que el 97,6 por ciento de los núcleos de población no tiene riesgo de inundación, este Plan contempla nueve núcleos en el nivel alto, aunque en este momento el riesgo se ha minimizado con la construcción de la presa de Irueña. Y es que esta presa no se encuentra operativa en su totalidad, pues aún faltan por concluir los trabajos de deforestación y construcción de los puentes, caminos y carreteras que se encuentran en la zona inundable. No obstante, la retención de agua que actualmente está produciendo Irueña, permite una mayor regulación del pantano del Águeda y con ello disminuye el peligro de las continuas avenidas producidas antes de la construcción de Irueña. También cabe señalar que el regato de El Bodón, es otra de las causas que han provocado inundaciones en la zona del barrio El Puente, sin duda la más vulnerable en este tipo de situaciones.

Además de nuestra ciudad los otros ocho núcleos de población incluidos en el nivel de alto riesgo son  Burgos, Miranda de Ebro, Valladolid, Tordesillas, Tudela de Duero, Zamora, Benavente y Toro. En cuanto al resto de niveles, el segundo incluye un total de 128 núcleos, y el nivel bajo, un total de 2.248, mientras que 3.465 núcleos no presentan riesgos al ubicarse fuera de llanuras y áreas inundables.

La Comunidad ha completado, con este acuerdo, su mapa de planes especiales, ya que el Plan de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones (Inuncyl) aprobado ayer, ha sido el último de los que ha elaborado la Junta de Castilla y León para la prevenir y organizar la respuesta ante estos sucesos con el fin de proteger a la población, los bienes y el medio ambiente y reducir así sus daños y sus consecuencias.

La elaboración del mismo ha requerido un gran esfuerzo de estudio debido a que la Comunidad incluye territorio de cinco grandes Cuencas Hidrográficas (Duero, Ebro, Tajo, Miño-Sil y Cantábrico).