La Junta facilitará la movilidad entre explotaciones con tuberculosis bovina

(Foto: Chema Díez)

El acuerdo incluye una modificación de la Orden que regula la lucha contra la tuberculosis bovina en Castilla y León, centrada en acortar los plazos de restricción, limitar el número de pruebas a realizar y los animales objeto de dichas pruebas. 

La Junta de Castilla y León modificará la orden autonómica que regula la lucha contra la tuberculosis bovina, un cambio consensuado con el sector ganadero que permitirá facilitar la rentabilidad y la viabilidad de las explotaciones, sometidas a una restrictiva normativa en materia de sanidad animal.

 

Es el principal anuncio que ha realizado el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, con motivo de la reunión del grupo sobre bienestar animal, encargado de analizar estas mejoras de "flexibilidad" ahora pactadas y formado por representantes de la Consejería de Agricultura, las organizaciones profesionales agrarias, las asociaciones de ganaderos y Urcacyl.

 

En concreto, el acuerdo incluye una modificación de la Orden que regula la lucha contra la tuberculosis bovina en Castilla y León, centrada en acortar los plazos de restricción, limitar el número de pruebas a realizar y los animales objeto de dichas pruebas, pero bajo el paraguas de la "seguridad alimentaria" que es "uno de los pilares" del compromiso de la Junta, ha apostillado Fernández Mañueco en su intervención con los miembros del grupo de trabajo en la Delegación Territorial de la Junta en Salamanca.

 

Según ha destacado el presidente autonómico, en Castilla y León se están haciendo "las cosas bien" y ha puesto como ejemplo los datos de tuberculosis bovina, que en diez años se ha logrado reducir en dos tercios su afección en la Comunidad (al pasar del 4,16 al 1,43 por ciento de las explotaciones). En la actualidad, el 98,6 por ciento de las explotaciones de vacuno de Castilla y León puede mover libremente sus animales y exportar en Europa y fuera de Europa, tal y como recogen los datos aportados por la Junta.

 

Además, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural trasladará al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación tres reivindicaciones, que pasan por la posibilidad de aumentar los baremos de indemnización ante el sacrificio de animales positivos; que las explotaciones positivas puedan tener movimiento libre a cualquier cebadero, y el poder permitir movimientos de entrada a explotaciones positivas en determinadas circunstancias.

 

En definitiva y tal y como ha explicado, las mejoras consensuadas por este grupo de trabajo permitirán que el movimiento libre a cebaderos se acorte en el tiempo y que este movimiento se pueda hacer con una única prueba diagnóstica.

 

Además, supondrá que los ganaderos que sustentan su producción en la venta de animales reproductores reduzcan el tiempo para poder realizar este movimiento y se minimice la necesidad de manejo cuando se incorporan animales de explotaciones que posteriormente obtienen resultados positivos.

 

La Junta también pretende que el grupo permanezca "en activo" para "hacer seguimiento y control del acuerdo", ha explicado el presidente de la Junta durante la reunión en la que ha intervenido en la Delegación Territorial en Salamanca.

 

GRUPO DE TRABAJO

Durante los últimos meses, la Consejería ha mantenido reuniones con representantes de las organizaciones profesionales agrarias, Urcacyl, la Unión de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de Raza Charolesa de España, la Unión de Ganaderos de Vacas Nodrizas, la Asociación de Ganaderos 19 de abril, la Asociación Nacional de Criadores de Raza Avileña Negra Ibérica, la Asociación de Productores de Vacuno de Carne, la Asociación de Ganaderías de Lidia, la Asociación de Ganaderos de Reses de Lidia y la Federación de Frisona de Castilla y León, en representación de las asociaciones ganaderas.

 

En las reuniones celebradas, como la de este viernes en Salamanca, también han participado científicos y técnicos especializados tanto en la enfermedad como en su transmisión entre ganado y animales silvestres, ha destacado la Junta.

 

Así, los aspectos fundamentales que se han consensuado en estas reuniones serán plasmados en una modificación de la Orden autonómica que regula la lucha frente a la enfermedad. Los cambios estarán centrados en el mecanismo de actuación en Ávila, Salamanca y Soria, dado que en el resto de provincias de Castilla y León ya se pueden realizar movimientos libres a cualquier cebadero en explotaciones que no han tenido cultivo microbiológico y que tienen historial de ejemplares libres de la enfermedad.

 

Adicionalmente, en las provincias de León, Burgos, Palencia, Segovia, Valladolid y Zamora, donde hay menos de un uno por ciento de explotaciones con tuberculosis, se aplicará el protocolo de movimiento acordado a nivel nacional, en el que cumpliendo determinados requisitos, ante la detección de animales positivos se permite el movimiento libre a cualquier tipo de cebadero nacional.

 

NOVEDADES EN CYL

Hasta este momento, cuando una explotación ganadera tiene resultados positivos a tuberculosis, ve restringido su movimiento libre a cebaderos. Esta restricción de movimientos se mantiene un mínimo de cuatro meses y requiere haber superado dos pruebas completas a todos los animales de la explotación ganadera con resultados negativos.

 

Ahora, como novedad tras el mecanismo de trabajo acordado a nivel autonómico, este plazo se podrá acortar a dos meses y con la superación de una única prueba con resultados negativos.

 

En otros puntos, por el momento, para poder hacer movimientos en explotaciones con positividad a cebaderos concretos, es obligatorio que en estas explotaciones se realice una prueba completa a toda la explotación ganadera; con el cambio, no será necesario realizar el saneamiento de todos los animales, sino solo de los animales objeto de traslado.

 

Además, cuando un ganadero compra animales con origen en otras explotaciones ganaderas de riesgo, toda la explotación ganadera de destino se somete a una nueva prueba completa para detectar tuberculosis bovina; a partir de 2020, en determinadas circunstancias, cuando se haya saneado en los seis meses anteriores y con posterioridad a la entrada de los animales de riesgo, solo se repetirán las pruebas de detección de tuberculosis en los animales concretos que hayan introducido de esos orígenes conflictivos, entre otros cambios.

 

Asimismo, tras el acuerdo, "se hará un esfuerzo informativo de cada detalle" que implica la aplicación del Programa Nacional de Erradicación de Tuberculosis Bovina, para "afianzar la confianza y conocimiento del sector ganadero regional" y "se articularán medidas que ofrezcan garantías adicionales al sector ganadero en cuanto a los equipos de saneamiento en campo, para los que se estudiarán las posibilidades de mejora para su contratación".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: