La Junta Electoral Central deja 'huérfanas' una veintena de grandes obras en Salamanca
Cyl dots mini

La Junta Electoral Central deja 'huérfanas' una veintena de grandes obras en Salamanca

Arquetas ya levantadas y señaladas obligan a estrechar los carriles de circulación.

La autoridad electoral cierra el grifo de las fotos electorales en obras en una inédita instrucción que afecta también a ayuntamientos, diputaciones y autonomías.

El panorama político tan inestable y cambiante va a reforzar el celo con el que los partidos políticos preparan las próximas elecciones generales, autonómicas y municipales, también en materia de logros de gestión. Todos se van a vigilar de cerca para evitar que nadie parta con ventaja: el PP ya ha anunciado que estará encima de los últimos decretos de Consejo de Ministros, por ejemplo. Y esto va a afectar directamente a una práctica muy electoral, la de las fotos, balances y anuncios.

 

En una decisión sin precedentes, la Junta Electoral Central ha emitido una instrucción especial en la que despeja dudas sobre las inauguraciones de obras y otros actos propagandísticos. Según la LOREG, este tipo de actos están prohibidos desde que hay convocatoria de elecciones, que se ha producido este día 5 de marzo. Y la Junta electoral ha decidido que aplicará la misma limitación, desde este martes, a las administraciones locales y autonómicas.

 

La Junta Electoral ha invocado el cumplimiento estricto del artículo 50 de la LOREG, para garantizar un marco de neutralidad de las instituciones. "Desde la convocatoria de las elecciones y hasta la celebración de las mismas queda prohibido cualquier acto organizado o financiado, directa o indirectamente, por los poderes públicos que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos, o que utilice imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas en sus propias campañas por alguna de las entidades políticas concurrentes a las elecciones", dice ese artículo. Eso supone que no se puede hacer propaganda de la gestión realizada: nadie, ni el Gobierno ni los ayuntamientos, deben hacerlo.

 

“Asimismo, durante el mismo período queda prohibido realizar cualquier acto de inauguración de obras o servicios públicos o proyectos de éstos, cualquiera que sea la denominación utilizada, sin perjuicio de que dichas obras o servicios puedan entrar en funcionamiento en dicho periodo”, añade el artículo.

 

La Junta Electoral ha aclarado que "las prohibiciones establecidas en el citado artículo 50 se extiendan a la actuación de todos los poderes públicos -estatales, autonómicos o locales-, con independencia del proceso electoral convocado, de manera que el principio de neutralidad sea absoluto durante cualquier periodo electoral". Así que queda todo explicado.

 

Eso significa que se acabaron las inauguraciones, visitas a obras, balances, cortes de cinta, primeras piedras... también en Salamanca. Con esta instrucción, la autoridad electoral le 'cierra el grifo' de las fotos electorales, un clásico como el de las visitas a obras o inauguraciones. Y eso se ha notado, porque en los últimos días se han agolpado este tipo de eventos para cumplir con lo marcado. Pero ha habido casos para los que no ha habido tiempo y en los que los ciudadanos nos tendremos que 'conformar' con la puesta en servicio sin alaracas electorales.

 

En la lista de las que quedan fuera de visitas, primeras piedras o 'cortes de cinta' están el bulevar de Canalejas, la Torre de Abrantes, el vial del Hospital, el carril bici de Cabrerizos o el Victoria Adrados en el caso del Ayuntamiento de Salamanca; la vía de la Fregeneda en el caso de la Diputación; las obras de la estación de autobúses de Salamanca, del Hospital o cualquier anuncio sobre el centro de salud del Zurguén en el caso de la Junta; la reforma de la plaza de la Constitución en Peñaranda; el final de la A-62 hasta Fuentes de Oñoro en el caso del Estado... Todas ellas están en ciernes, algunas ya cerca de su finalización y otras en marcha, y eran susceptibles de visitas, anuncios o fotos que habrá que acelerar. Al menos, hasta ahora.