La Junta da 'carpetazo' a la etapa de 'Mis Pollitos' en la guardería de su sede en Salamanca

Instalaciones de la escuela infantil de la Junta en el edificio ESAUM.

La Junta revoca la autorización de la empresa para operar como centro privado de Educación Infantil en la sede del ESAUM.

La Junta de Castilla y León ha puesto fin a la etapa de 'Mis Pollitos' en el centro de educación infantil que acoger la sede central de la administración autonómica en Salamanca. Con una resolución publicada en el Bocyl de este día 21 de junio se ha procedido a revocar la autorización de la empresa para funcionar como centro de educación infantil. La empresa ya había sido sustituida por una nueva concesionaria tras las quejas de padres y trabajadores por el incumplimiento de condiciones del servicio.

 

La resolución de 12 de junio de 2018 de la Dirección General de Política Educativa Escolar ha extinguido la autorización de apertura y funcionamiento del Centro Privado de Educación Infantil «Mis Pollitos Esaum» de Salamanca, por revocación de la Administración. En la resolución publicada este jueves se decreta "Extinguir la autorización de apertura y funcionamiento del Centro Privado de Educación Infantil “Mis Pollitos Esaum” (código: 37013778) sito en C/ Alonso del Castillo, n.º 66 de Salamanca, por revocación de la administración, por dejar de reunir el centro los requisitos para los que fue autorizado".

 

La resolución tiene carácter retroactivo y surte efectos desde el día 7 de marzo de 2018, fecha en la que se extinguió el contrato de utilización del inmueble en el que se ubica el centro. Efectivamente, como anunció TRIBUNA en su día, la Junta procedió el pasado mes de marzo a romper el contrato por el que la empresa gestionaba la guardería de su central.

 

Semanas atrás una nueva empresa se adjudicó el contrato de la gestión de las guarderías para sustituir a Mis Pollitos, pero el cambio no se iba a hacer efectivo hasta septiembre. Sin embargo, los problemas del centro eran tan numerosos y la preocuación entre los padres de los numerosos niños matriculados eran tan alta, que se ha habilitado esta solución. 

 

Tras la implicación de su propietaria, Carmen Pazos, en la 'operación Lezo' la empresa sufrió una importante crisis que ha acabado con el cierre de sus centros en Villares, Carbajosa o Castellanos de Moriscos, que asumieron los respectivos ayuntamientos, y también con los centros privados que tenía en Salamanca.