La Junta avisa: "Como sociedad no nos podemos permitir que haya un nuevo repunte de casos"

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, este 13 de abril.

La consejera de Sanidad reitera el temor de Castilla y León al riesgo que se ha corrido por abrir la actividad laboral este lunes a miles de trabajadores.

En el día 29 de crisis sanitaria, Castilla y León suma 12.628 positivos confirmados, 510 nuevos en las últimas 24 horas con 35.500 casos estimados en total entre confirmados y probables, con 1.147 más en las últimas 24 horas, motivo por el cual "no debemos relajarnos" porque la única manera de no contagiarnos "es evitar el contacto" ha recordado la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

 

"Va a haber más positivos porque se debe a que ya estamos extendiendo no solo las pruebas a aquellas personas en hospitales, sino también en residencias o a los que son sintomáticos en los últimos días", ha dicho la consejera, que ha recordado que las pruebas son solo para estos colectivos citados.

 

Hay 1.909 casos hospitalizados, 1.601 está en planta. Entre nuevos diagnosticados y altas en hospitales son -14 favorables a las altas (4.266 altas, 112 en las últimas 24 horas), un dato peor que en los últimos días. En las UCIs hay 308 personas, solo 6 nuevos en las últimas 24 horas, pero con cuatro personas menos que han sido dados de altas, más lentas en estas unidades. Han fallecido 1.299 personas a lo largo de toda la pandemia. La ocupación media baja un 56% y en las UCIs extendidas están al 68%. "Hay una discreta mejoría, pero no nos podemos relajar, un segundo repunte sería terrible", ha dicho la consejera, que insiste en que "no podemos tener un repunte" y ha pedido "extremar las medidas de precaución".

 

"Como socieidad, no nos podemos permitir que haya un nuevo repunte de casos", ha asegurado la consejera que ha insistido a los que vuelvan al trabajo que extremen las medidas de higiene y distancia social y que no vayan a su puesto si tienen síntomas. En ese caso, lo mejor es no acudir, llamar al centro de salud al que pertenezcamos y que nos valoren.

 

"Todos nuestros expertos apuntaban en la necesidad de prudencia porque todavía no estamos en ese momento en el que empiece a no haber casos, estamos en una meseta", ha comentado Casado, algo que preocupa "por un posible repunte". Hubieran preferido que no se hubiera abierto la mano este lunes y que se hubiera esperado al menos una semana, "que no tiene nada que ver con opciones o colores políticos, a quien más nos preocupa esto es a los que más casos tenemos".

 

Es evidente que las recomendaciones que fija el propio Ministerio, las personas que tienen síntomas no deben acudir a trabajar, ha dicho Casado, que ha repetido que es mejor evitar el transporte público y que se extremen las medidas de distancia de seguridad e higiene de manos y respiratoria en el transporte y los lugares de trabajo.

 

Sobre las mascarillas, Casado ha recordado que no sustituye a las medidas esenciales, el lavado de manos, la distancia social y no tocarnos la boca o los ojos, "lo que más funciona es la cuarentena social y alejamiento entre personas".