La Junta abre la puerta para salvar parte de las Ferias y Fiestas tras el revuelo por la suspensión de las celebraciones
Cyl dots mini

La Junta abre la puerta para salvar parte de las Ferias y Fiestas tras el revuelo por la suspensión de las celebraciones

Resumen Ferias y Fiestas 2019

Igea explica que los eventos culturales, en los que es más fácil mantener la distancia social, pueden separarse de lo que son las fiestas masivas: Salamanca salvaría sus Ferias de septiembre con una programación.

La decisión de la Junta de Castilla y León de suspender todas las fiestas patronales y municipales durante este verano, incluído el mes de septiembre, ha generado un importante revuelo pero conduce estas celebraciones hacia un formato más cultural del que Salamanca ya ha tomado nota. La prohibición ha provocado cierta controversia, no tanto porque los ayuntamientos no estén de acuerdo, ya que solo ha habido dos voces claramente discordantes (León y Valladolid), sino por el mucho tiempo que resta para algunas de las fechas más señaladas, como las de las Ferias y Fiestas de Salamanca. Y también por el peso legal de la 'obligación' enunciada por la Junta.

 

Hoy por hoy, las fiestas locales tal y como las hemos conocido no tienen ninguna posibilidad ni justificación. La imagen de la Plaza Mayor llena para los conciertos gratuitos es, por ahora, historia y ya veremos por cuánto tiempo. Eso nadie lo discute, pero existen alternativas para seguir adelante con las celebraciones, de otra manera, pero con actos que siempre han formado parte del programa aunque reluzcan menos.

 

Unas fiestas más culturales

Hace unos días, TRIBUNA anunciaba como podrían quedar las Ferias y Fiestas 2020 a tenor del decreto de medidas preventivas por el Covid y el anuncio del vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, pidiendo suspender las fiestas. Con las normas en la mano, actos multitudinarios como la ofrenda, el programa deportivo, los eventos multitudinarios, los conciertos de la Plaza Mayor o la Feria de Día son inviables, pero hay otros perfectamente posibles: los del programa más cultural. "Una cosa son unas fiestas y otra los eventos culturales, en los que resulta más fácil mantener las distancias. Eso lo entiende cualquiera", ha aseverado Igea, confirmando la idea.

 

El Ayuntamiento de Salamanca no tiene decidido nada todavía, tal y como confirma a este medio desde el área de comunicación, pero hace tiempo que trabaja en varios escenarios sobre la base de celebrar las Ferias y Fiestas, aunque no sean como las hemos conocido hasta ahora. Esto pasa por poner 'a salvo' eventos culturales en los que es perfectamente posible mantener la distancia, como los conciertos de mediodía en la Plaza Mayor o los de los barrios. Para ello, y como aseguró hace días, el consistorio trabaja en una programación con artistas locales que se adapten a las nuevas condiciones de aforo, con espectáculos para menos gente, pero 'legales' a efectos sanitarios.

 

En la misma línea, y como ha informado este diario, la Feria Taurina también se puede salvar. Las corridas de toros están permitidas y se pueden celebrar en cosos taurinos con butacas preasignadas y siempre que no se supere el 75% del aforo autorizado. Esto abre la puerta al ciclo de corridas de septiembre, aunque está en manos de la empresa promotora.

 

Lo mismo ocurre con los mercados que desarrollan su actividad en la vía pública al aire libre o de venta no sedentaria, conocidos como mercadillos y de los que las Ferias y Fiestas mantienen al menos uno en su programa; no podrán superar el 75% de los puestos habituales o autorizados, limitando la afluencia de clientes de manera que se asegure el mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal, pero se pueden celebrar.

 

Es el caso, por ejemplo, de la nueva fórmula para salvar la tradicional feria agropecuaria de septiembre, Salamaq en su actual denominación, que se celebrará en formato reducido, del 4 al 6 de septiembre, conservando la exposición de ganado y los concursos, que son su fundamento. No habrá apertra al público a pesar de que es un recinto con posibilidad de control de aforo, pero la alta afluencia hace imposible mantener la distancia social.

Noticias relacionadas