La joven presuntamente violada por un camarero: "Grité de puro dolor, eyaculó en mi espalda y me limpió con su calzoncillo"
Cyl dots mini

La joven presuntamente violada por un camarero: "Grité de puro dolor, eyaculó en mi espalda y me limpió con su calzoncillo"

El acusado en La Audiencia Provincial (Foto: T. Navarro)

La joven que acusa a un camarero que trabajaba en un bar de Salamanca de abusar sexualmente de ella, mantiene que las relaciones "no fueron consentidas". 

Un joven de 25 años, M. C. M., se ha sentado este jueves jueves 21 de marzo de 2019 a partir de las 9.30 horas en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Salamanca para enfrentarse a una condena de siete años de prisión tras abusar el pasado 5 de junio de 2017, presuntamente, sexualmente de otra joven en una pensión de la Plaza Mayor, Y. G. C.

 

El presunto agresor, que ha negado los hechos al comienzo de su relato y ha asegurado que una vez se fueron hasta la pensión de la Plaza Mayor, la situación "se sobreentiende. La comunicación no verbal que hay en ese momento... Ella no dijo ni que sí ni tampoco que no, creo que no es consciente de lo que ha hecho".

 

Por su parte la víctima, que ha declarado tras un biombo, ha explicado que tras conocerse a través de Instagram se dieron el teléfono y hablaron durante unos días, "no recuerdo cuantos". Fue ella misma, quien durante un descanso que decidió hacer en una biblioteca ubicado en el centro de la capital, se fue hasta el bar donde trabajaba el presunto agresor que ya iba a cerrar. "Cerramos y nos fuimos al 24 horas donde él compró cervezas, él me propuso ir a su casa y le dije que no, tampoco fuimos a la mía, después me propuso subir al hotal donde también trabajaba, subimos al balcón y allí charlamos un rato, nunca sospeché que fuera a pasar nada", asegura. 

 

Luego "él entró en la habitación, se tumbó en la cama y me pidió que fuera con él, fui...", se ha lamentado mientras se ha echado la culpa... "¿por qué fui tan tonta de haberme sentado con él en la cama y de quitarme los zapatos?". Ha proseguido el relato entre pregunta y pregunta del Fiscal, "me sentí cómoda, estábamos hablando como dos amigos, pero repentinamente cambió de actitud, se puso agresivo, se puso encima de mí... le dije que no, que parara, me dolía, grité de puro dolor... di voces".

 

Tras esto, la joven ha asegurado entre llantos que "me puso un cojín en la cara para que nadie me escuchara... ¿en qué relación normal pasa esto? cuando quise darme cuenta estaba encima de mí, después me dio la vuelta para que no me escucharan, fue sin preservativo, no lo hubiera consentido jamás... y una vez que eyaculó me limpió la espalda con el calzoncillo". 

 

La víctima asegura que tras pasar todo esto se fue al baño "rota de dolor, me daba asco, quería quitarse su olor, bajamos juntos para irnos y al ver un coche de Policía me dijo que no denunciara, que le buscaba la ruina y se fue...". Tres días después y tras ir al hospital para hacerse algunas pruebas "la médico me animó a denunciar, lo hice aunque esto me está provocando muchos problemas psicológicos y de ansiedad". 

 

Aparte de los siete años, la Fiscalía pide además, tres años de alejamiento e incomunicación con la víctima a la salida de prisión, además de cinco años de libertad vigilada, participar en programas de formación sexual aunque han rechazado la indemnización de 50.000 euros, después de que la víctima haya dicho que "no quiero ese dinero". 

Noticias relacionadas