La joven fallecida en el incendio de Pizarrales se encerró en el baño con su perro para huir de las llamas

Estado de la fachada de la vivienda incendiada (Foto: Tamara Navarro)
Ver album

La Policía Nacional ha tomado declaración a uno de los hombres que se encontraba en el lugar de los hechos con latas de gasolina. Se busca a otro, que también se encontraba en la vivienda. La investigación se centra en un posible trapicheo de drogas.

El salmantino barrio de Pizarrales ha vuelto a ser escenario de un suceso que podría estar relacionado con el trapicheo de drogas. La muerte de una joven de 24 años en una vivienda de la calle Limón de Salamanca deja varias hipótesis abiertas sobre este nuevo suceso.

 

El fuego, que comenzó a las 14.55 horas, se ha cobrado la vida de la joven que se encerró en el baño de la vivienda con su perro para huir de las llamas, sin darse cuenta del peligro que corría por inhalación de humo. Por ello, cuando Bomberos y servicios sanitarios llegaron al lugar de los hechos, hallaron muertos a la joven y a su perro por intoxicación, consecuencia del incendio. Mientras tanto, la madre de la joven y los dos hijos de ésta, lograron huir de las llamas, al igual que los dos hombres que llevaban la gasolina, según fuentes de la investigación.

 

Al parecer, y según la investigación, la madre de la joven y sus dos hijos también se encerraron en el baño para intentar salir por una de las ventanas que daban al tejado de la casa; todos lograron salir por el espacio reducido menos la fallecida y el perro, que no lograron huir de las llamas.

 

Calle Limón y calle América, lugar de los dos últimos incendios con fallecidos en el barrio de Pizarrales

 

¿Por qué llevaban la gasolina a esta vivienda del barrio de Pizarrales? La Policía Nacional ha tomado declaración a uno de los hombres presentes en la vivienda y busca a un segundo que huyó de la vivienda tras producirse la explosión, al tiempo que interrogará a la madre de la fallecida, que se encuentra en el Hospital para conocer si las dos versiones sobre los hechos coinciden.

 

Todo indica que el suceso no ha sido accidental y que se trata de un posible ajuste de cuentas por un trapicheo de drogas entre familias de este conocido barrio, y que se ha saldado con una joven fallecida. No en vano, la Policía Nacional también trabaja en la menos probable hipótesis de que el incendio se produjese de una manera accidental. No en vano, los dos hombres presentes en el lugar de los hechos portaban garrafas de gasolina, que fueron los causantes de la explosión y de la muerte de la joven de 24 años.