La instalación de un nuevo vallado favorece la accesibilidad en diversos edificios municipales de Santa Marta

La concejal de Fomento, Marta Labrador, en Santa Marta de Tormes.

Las obras han sido posibles gracias a la modificación de crédito realizada en 2017, en la que se ha utilizado un remanente de inversión que en este caso ha ascendido hasta los 10.100 euros.

El Ayuntamiento de Santa Marta acaba de concluir las obras de instalación de vallado en diversos espacios municipales. En concreto el vallado se ha colocado en la piscina, el campo de fútbol y el colegio Miguel Hernández, donde se ha habilitado una zona de vallado y separación con la intención de mejorar los accesos a estas ubicaciones así como, en algunos casos, dotar estos espacios de la accesibilidad exigida.

 

Concretamente en el pabellón del colegio se ha independizado un espacio que será accesible fuera del horario escolar. La verja exterior además se ha pintado. En los próximos días está previsto realizar una rampa con el objetivo de  mejorar el acceso y la accesibilidad hasta el pabellón.

 

Por otro lado en el campo de fútbol se ha instalado un vallado que permitirá crear un acceso independiente a las zonas de oficina. En última instancia, en la piscina se ha aumentado la valla de la zona de máquinas y depósitos dotándola de mayor seguridad y evitando posibles accidentes.

 

Todas estas obras han sido posibles gracias a la modificación de crédito realizada en 2017, en la que se ha utilizado un remanente de inversión que en este caso ha ascendido hasta los 10.100 euros.

 

La finalidad como indica la concejal del área, Marta Labrador, “es dotar estos espacios de una mayor accesibilidad y de una seguridad de la que antes carecían, a la par que en el campo de fútbol y en el colegio Miguel Hernández permitir aislar estos espacios de manera que puedan ser usados de una forma independiente y con accesos directos”.