Cyl dots mini

La innovadora aplicación solidaria de dos alumnos salmantinos para evitar aglomeraciones en el Banco de Alimentos

Raquel Martín, David Naveira y Gabriel Jiménez participan en el concurso 'Talent' llevabado a cabo por la Universidad Pontificia de Salamanca: "Nos ha servido para el futuro y motivado más allá de ser un mero trabajo de clase, esperemos poder ayudar con esta aplicación". 

Raquel Martín y David Naveira (Foto: UPSA)

Cuando estás en la Universidad la ilusión y las ganas de comenzar a labrarte esa vida profesional con la que llevas soñando (en la mayor parte de los casos) desde años atrás, está a la orden del día. En este caso y en Comunicación Audiovidual, carrera especialmente práctica, el alumnado se vuelca en la realización de cortos, guiones, plataformas o webs como si de verdaderos profesionales se tratase. Aprender, pero al mismo tiempo, contribuir a la realidad más cercana es uno de los objetivos que las universidades deben marcarse, pero...¿Hasta qué punto es verdad?

 

Una iniciativa que sin duda se acerca a dicho propósito es la llevada a cabo por la Universidad Pontifica de Salamanca, a través de los proyectos de innovación que participarán en los concursos Talent, Talent Pro y TFG-TFM TCUE  2020. Uno de los más destacados y que además puede ayudar a un realidad que en estos momentos se presenta como un problema, es el llevado a cabo por Gabriel Jiménez, David Naveira y Raquel Martín. Bajo el nombre de 'BAN GO!', pretende dar una solución eficaz y rápida a la distribución de productos por parte del Banco de Alimentos. 

 

¿Cómo nació esta idea? "La iniciativa nace como una tarea para la asignatura de Producción Multimedia, impartida por Juanra Martín y fue él el que nos animó a participar. El tema era el Banco de Alimentos y como carecíamos de información, preguntamos a otro de los profesores, Fernando Galindo, que es vountario, y nos explicó los problemas que existían dentro de la organización. A partir de ahí comenzamos a elaborarlo primero nosotros y después necesitamos la ayuda de personas externas a nuestra facultad para la elaboración de la aplicación", cuenta Raquel. 

 

¿Cuáles eran esos problemas? "Por un lado, un problema de comunicación interna"continúa David, "es decir, entre voluntarios, los turnos no estaban establecidos de tal forma que cada uno de los voluntarios supieran que lotes de alimentos se preparaban, cuáles no...si no que según llegaba la persona demandante, se le daba lo que pedía, digamos que no existía una preparación previa. Y, en segundo lugar, detectamos una carencia en cuanto al feedback entre las asociaciones y el Banco de Alimentos, es decir, un problema de comunicación externa. El Banco de Alimentos suministra, pero...¿cuántas familias tiene cada asociación? ¿Qué asociaciones son? ¿Hay familias con necesidades concretas en cuanto a la alimentación?". 

 

Decidimos crear un sistema de comunicación tanto interno como externo en dos procesos

 

Una vez detectado el problema, el segundo paso es encontrar la solución y a través de una aplicación de uso sencillo: "Decidimos crear así, un sistema de comunicación tanto interno como externo en dos procesos. Con respecto al primer problema, creamos un horario, una especie de organigrama, de tal forma que quedase reflejada la disponibilidad de los voluntarios y en función de la misma, la aplicación asignara los lotes a preparar por cada uno de ellos. Y, por otro lado, desarrollamos un proceso por el que las asociaciones registran a las familias en su perfil, una especie de base de datos y realizan pedidos semanales. La familia conecta con la asociación (verificada a través de un NIF) y esta a su vez con el Banco de Alimentos a través de la aplicación, este pedido queda registrado y de ahí la aplicación genera los lotes a preparar". 

 

El proyecto TCUE 19/20 tiene com finalidad promover acciones sociales, ¿qué os parece que la propia universidad lleve a abo este tipo de iniciativas en las que el alumno es el protagonista? "Sinceramente, muy bien", contesta Raquel, "llevando a cabo este tipo de proyectos aprendes mucho de cara a un futuro laboral, te saca de la zona de confort. Hemos tenido muchos problemas y hemos tenido que aprender a trabajar con personas con las que no habíamos tratado antes, básicamente te muestra una imagen real, que la vida no es fácil, que tienes que ponerte en el lugar de los demás y seguir a pesar de los obstáculos. Nos ha servido para el futuro, nos ha motivado más allá de ser un mero trabajo de clase y además podemos ayudar a gente con esta aplicación. Es una cadena, la Universidad nos ha ayudado profesionalmente y nosotros podemos ayudar". 

 

"Es algo muy positivo que la Universidad promueva este tipo de proyectos donde nos relacionamos con gente de otras facultades. Además, hay que destacar el toque social del proyecto, nos hemos visto dentro de una problemática real y eso ha supuesto un aprendizaje. Ahora mismo con el Covid no puede haber aglomeraciones y creo que nuestra aplicación puede ayudar a evitarlo", completa David. 

 

¿Os ponéis en la situación de que su utilidad se convierta en algo real? "Sería increíble y precioso, estaríamos muy orgullosos de haber creado algo que pueda ayudar. El otro día cuando pasamos por el Comedor de los Pobres vimos mucha gente junta esperando y pensamos...¿podrá servir nuestra aplicación para evitarlo? Si podemos aportar nuestro granito de arena...lo haremos", finalizan. 

 

Entonces...los jóvenes no solo salen en noticias negativas, ¿no? Iniciativa, creatividad e innovación. 

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: