La implantación de la línea fría en el hospital de Salamanca no implicará despidos, sí recolocación

Ha garantizado la recolocación en otro tipo de funcionalidades del conjunto de los trabajadores que forman parte de la plantilla, 169 en estos momentos en las cocinas del citado hospital.

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha reconocido este 29 de mayo que la implantación de la línea fría en el Hospital de Salamanca hará necesaria menos mano de obra que la actual pero ha garantizado la recolocación en otro tipo de funcionalidades del conjunto de los trabajadores que forman parte de la plantilla, 169 en estos momentos en las cocinas del citado hospital.

 

Para el consejero de Sanidad se trata de una plantilla "bastante ajustada" para ofrecer un "muy buen servicio" que sirve cada año 284.000 menús en buenas condiciones de calidad y ha explicado que la transformación hacia la línea fría se debe a que fue necesario demoler el edificio industrial donde estaban las instalaciones por falta de superficie.

 

Sin embargo, el portavoz del Grupo Mixto, el procurador de IU, José Sarrión, ha advertido al consejero de que sirve de poco su compromiso de recolocar a toda la plantilla cuando se están produciendo despidos antes y ha citado el caso de las 31 personas que han perdido ya su puesto, 29 operarios, un cocinero y un gobernante, en medio de un proceso de licitación que, según ha asegurado también, genera una "inmensa preocupación" ante la posibilidad de que el "recorte" de personal derive en una externalización del servicio con repercusión en la calidad del mismo.

 

Sáez Aguado ha rechazado mezclar la calidad y la seguridad alimentaria con el empleo y ha afirmado que en el año 2017 no se recibió ninguna reclamación ni por la comida ni por el servicio de lavandería que también ha cuestionado el procurador de IU.

 

Por otro lado y también en materia sanitaria, el consejero ha acusado al procurador socialista Álvaro Lora de mentir "descarada y claramente" sobre una cuestión "muy importante" como el funcionamiento de la unidad del dolor del Hospital de León que, según ha garantizado en repetidas ocasiones, no ha sido desmantelado, como ha afirmado el procurador leonés.

 

"Es vergonzoso jugar así con la realidad de la asistencia sanitaria", ha lamentado el consejero que ha asegurado que la citada unidad del dolor mantiene a "todos" los profesionales y toda la cartera de servicios.