"La igualdad es una carrera de fondo en la que hemos avanzado mucho, pero aún no hemos llegado a la meta"
Cyl dots mini

"La igualdad es una carrera de fondo en la que hemos avanzado mucho, pero aún no hemos llegado a la meta"

La vicerrectora de la Universidad de Salamanca analiza este 8 de marzo la situación de la igualdad en un año marcado por la pandemia.

Purificación Galindo

Hoy en día las mujeres representan más del 50% de los estudiantes en las universidades y verlas en puestos del equipo rectoral, investigación y docencia es mucho más habitual. Sin embargo, hasta hace poco más de 100 años las mujeres no tuvieron acceso a la universidad. Fue el 8 de marzo de 1910 cuando se normalizó su asistencia a las clases universitarias, hasta entonces necesitaban un permiso especial del Consejo de Ministro. María Elena Maseras marcó un hito al ser la primera mujer que consiguió matricularse en una universidad española, lo hizo en 1872 en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.

 

Mucho ha cambiado la situación desde entonces y mucho se ha avanzado, aunque sigue habiendo techos de cristal en el mundo universitario para las mujeres. La vicerrectora de Ciencias de la Salud, Gestión de la Calidad y Política Académica de la Universidad de Salamanca, Purificación Galindo, analiza la situación en el Estudio personal y su visión como mujer en este Día Internacional de la Mujer.

 

¿Qué se puede hacer y qué está haciendo la Universidad de Salamanca para fomentar la igualdad?

La USAL ha hecho una apuesta decidida por la igualdad de genero, que se traduce en múltiples actividades, exposiciones, talleres, encuentros, conferencias y congresos, coordinadas desde la Unidad de Igualdad, en las que se pone en valor el papel de las mujeres y la problemática de la violencia de genero. La Universidad de Salamanca ha obtenido excelentes resultados en la convocatoria competitiva del Instituto de la Mujer dependiente del Ministerio de Igualdad, tras serle concedidos varios proyectos para la realización de un programa de postgrado y diversas actividades relacionadas con la igualdad, echo que demuestra la calidad del trabajo que la USAL está llevando a cabo. Entre estos proyectos yo resaltaría el Programa de Doctorado en Estudios Interdisciplinares de Género y Políticas de Igualdad que aborda el tema desde la interdisciplinariedad.

 

¿Dónde está el techo de cristal para las mujeres en la universidad? 

Creo que en las propias mujeres. Tenemos una influencia familiar y cultural muy arraigada que nos hace sentir que las obligaciones con los hijos pequeños y con los padres mayores es fundamentalmente nuestra. Y eso nos frena en la carrera profesional.

 

¿Las nuevas generaciones de estudiantes creen en la igualdad o es una utopía?  

Creo que en este sentido se ha avanzado mucho en relación a lo que vivieron nuestras abuelas y nuestras madres, pero aún existen diferencias en el momento actual. Creo que es una carrera de fondo en la que hemos avanzado mucho, pero aún no hemos llegado a la meta.

 

¿Has sentido durante tu trayectoria algún trato diferente por ser mujer? 

La verdad es que no. Siempre he vivido académicamente en un mundo de hombres y no he sentido que me traten diferente. Probablemente porque ellos tenían claro desde el principio que yo no les iba a permitir un trato discriminatorio.

 

¿Qué ha cambiado en la universidad en materia de igualdad de hace unos años hasta ahora? 

Un mayor reconocimiento institucional y una concienciación social mayor. Ahora hay muchas iniciativas que intentan conseguir la igualdad.

 

¿Qué queda por hacer en relación con la igualdad en la USAL? 

Ya he dicho que esto es una carrera de fondo... hay que seguir trabajando. Aún queda mucho camino por recorrer.

 

¿Cómo ha afectado la pandemia, el Covid-19, el confinamiento y el tener que pasar a las clases online el pasado curso a la igualdad? ¿Se ha notado en algo?

Si. Las familias han tenido y tienen un serio problema para compaginar el cuidado de los niños y el teletrabajo. Y muy especialmente las mujeres. Los niños pequeños no pueden seguir las clases on line solos ni hacer solos los deberes, y además hay que mantenerles entretenidos todo el día en espacios pequeños. Una misión imposible...

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: