La Iglesia puso a su nombre las dos catedrales de Salamanca y la de Ciudad Rodrigo durante la inmatriculación
Cyl dots mini

La Iglesia puso a su nombre las dos catedrales de Salamanca y la de Ciudad Rodrigo durante la inmatriculación

La Iglesia inmatriculó 946 bienes en Salamanca mientras fue legal entre 1998 y 2015; hay numerosas iglesias y ermitas, cementerios, fincas, viviendas y parroquias y también tres catedrales.

Las dos catedrales de Salamanca, la nueva y la vieja, y la catedral de Ciudad Rodrigo figuran en la lista de los bienes inmatriculados por la Iglesia católica aprovechando el período en el que fue legal inscribir a su nombre propiedades. Son tres de los 946 bienes que figuran en la lista de inmatriculados en la provincia de Salamanca que ha difundido hoy el Gobierno y que recogen todos los que la Iglesia registró como de su propiedad en los años que fue posible hacerlo. La lista completa se puede consultar en el documento anexo a esta información.

 

La mayoría de bienes de la lista son iglesias y ermitas, además de locales afectos a la actividad eclesiásticas, pero también hay cementerios, torres y fincas. Pero lo más llamativo es la presencia de las dos catedrales de Salamanca y la de Ciudad Rodrigo, aunque es muy probable que dada su antigüedad no hubiera un título de propiedad como tal y se aprovechara la ocasión para registrarlas. No son las únicas de Castilla y León en la lista: también están las catedrales de Ávila, Burgos, Astorga, León, Palencia, Zamora o la Catedral Metropolitana de Valladolid

 

En 2017, el Gobierno Rajoy se dio un plazo de seis meses para tener preparada la lista con las propiedades que la Iglesia Católica registró a su nombre entre 1998 y 2015 aprovechando una reforma en la Ley hipotecaria, en un proceso legal denominado inmatriculación. 

 

La modificación de la Ley Hipotecaria hizo posible que desde 1998 se pudieran inscribir los bienes eclesiásticos destinados al culto con la simple certificación expedida por el diocesano correspondiente y esta circunstancia, unida a que mantuviese el privilegio de la inscripción mediante certificación diocesana, supuso “una masiva inscripción en el Registro de la Propiedad de estos bienes a favor de la iglesia”, destacaron desde el Gobierno.

 

A partir de la publicación de este listado, cualquier persona física, jurídica o administración pública que discrepe, puede reclamar alguno de estos bienes, ya sea por "vía administrativa", para que la Administración General del Estado abra la investigación correspondiente o por "la vía de los tribunales". Además, el Gobierno ha añadido que si la Iglesia Católica considera que hay algunas inmatriculaciones que pueden ser, o no contestadas y que de oficio las puede resolver, o va a defender sus derechos ante los tribunales frente a una parte hipotética que también ejerza el derecho, "esa será una decisión suya".

 

Castilla y León es la autonomía donde la Iglesia católica inmatriculó más bienes entre 1998 y 2015, un total de 10.243, de los que 6.147 fueron templos y dependencias complementarias “afectas a un objetivo completamente armonioso a la presencia de una confesión" religiosa; y 4.096 de terrenos, solares, viviendas, locales "que no se relacionan con este uso".

 

El Gobierno remitió al Congreso de los Diputados un listado que recoge los 34.961 bienes inmatriculados por instituciones de la Iglesia católica entre 1998 y 2015, de las que 20.014 correspondieron a templos o dependencias complementarias y 14.947 a terrenos, solares, viviendas, locales.

 

El listado incluye principalmente iglesias, templos, casas y cementerios parroquiales de los miles de pueblos de la Comunidad, sus ermitas, las catedrales, basílicas y archivos, además de otros bienes como parcelas de algún polígonos y fincas rústicas. Pero también catedrales en todo el país, también en Castilla y León.

Noticias relacionadas

Documentos relacionados