La iglesia de San Millán, el puente del Soto... la amplia lista de tareas patrimoniales que aguardan al nuevo edil
Cyl dots mini

La iglesia de San Millán, el puente del Soto... la amplia lista de tareas patrimoniales que aguardan al nuevo edil

Parque Arqueológico del Botánico

La asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio 'pone deberes' al nuevo concejal que se encargará de un área tan sensible para la ciudad.

Salamanca no sería tal sin su patrimonio. Es un recurso turístico de primer orden, pero también puede ser un dolor de cabeza porque hay docenas de iglesias, palacios, edificios civiles y paisajes de los que cuidar. El reto que le espera al nuevo concejal de Patrimonio, sea quien sea, es monumental.

 

La asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio de Salamanca es un ‘Pepito Grillo’ que no duda en señalar aquello que consideran que empobrece el acervo patrimonial de la capital, desde cables que cruzan fachadas a humedades que tiñen de verde templos renacentistas. Y tienen varias sugerencias para el nuevo edil.

 

Desde la agrupación señalan carencias concretas y lanzan varias recomendaciones al Consistorio, como impulsar “un plan de gestión integral, que ya fue demandado por la UNESCO en 2005 y que no se ha desarrollado” y aprobar “planes especiales de protección del conjunto histórico” de Salamanca. “Estos dos planes son obligatorios”, pero además “hacen falta otras actuaciones en patrimonio. El patrimonio está repartido en ciertas manos: de particulares, de la iglesia, la Universidad, el Ayuntamiento… y el Ayuntamiento seguramente sea el propietario que menos patrimonio tiene, pero debe protegerlo. Y una vez cuide el suyo, puede intervenir para que los particulares y las administraciones protejan los suyos“.

 

¿Qué bienes son ésos? “La Cueva de Salamanca es prioritaria”, afirman. Este enclave legendario suele sufrir filtraciones de agua y también el vandalismo de quienes se dedican a pintar en sus paredes. La asociación salmantina menciona también el Puente del Soto, la iglesia de San Millán “que debe ser consolidada” y el Botánico. El Consistorio recuperó este entorno para las visitas después de años abandonado a la intemperie. Defensa del Patrimonio sugiere cubrirlo para evitar que se convierta “en un campo de amapolas y de cardos” cuando las semillas germinen. “Se ha invertido dinero, se ha trabajado durante meses y puede ser una selva porque no se ha cubierto para evitar la humedad y el sol. Es algo básico”, argumentan. El nuevo tesoro del centro de Salamanca.

 

Además, califican de “acción desafortunada” la intervención en el Cerro de San Vicente, para convertir sus laderas en una zona de paseos, a pesar de que el Consistorio ha insistido en que se conservarán todos los restos que se hallen durante las excavaciones. Obras en el Cerro de San Vicente.

 

La lista de ‘deberes’, a juicio de la asociación, incluye también la “revisión del catálogo de edificios protegidos  del Plan General de Ordenación Urbana” para incluir elementos como placas conmemorativas, yacimientos, esculturas o similares. Defensa del Patrimonio aboga abiertamente por “ampliar“ la protección que ya tienen algunos inmuebles y evitar el derribo de edificios no catalogados, pero relevantes desde el punto de vista histórico o patrimonial. Temen, por ejemplo, que se reduzca la protección estructural del antiguo hotel Monterrey.

 

La asociación patrimonialista opina que la concejalía “tendría que asumir competencias” que ahora mismo no tiene, como la gestión del Museo del Comercio “que debería depender de patrimonio o cultura” o impulsar la creación del Museo de Historia de la Ciudad. “Es un sinsentido” que Salamanca no disponga de un centro como ése en el que atesorar “recuerdos de la historia” de la ciudad. “Ese patrimonio debería estar catalogado y expuesto”. El pleno municipal rechazó una moción en este sentido hace algunas semanas. Veto al Museo de Historia de la Ciudad.

 

Una concejalía exclusiva

 

Defensa del Patrimonio, por otra parte, considera “interesante” la posibilidad de desgajar Patrimonio de Fomento y dedicarle una concejalía exclusiva, pero siempre que “esté dotada de competencias suficientes y presupuestos”. “No nos vale una concejalía cuyos argumentos acaben recayendo sobre Urbanismo o Fomento. Hacer una concejalía de Patrimonio para que se dedique a un par de obras de restauración al año no tiene sentido”.

 

Finalmente, esperan mantener una relación más fluida con el Consistorio, porque hasta ahora ha sido “casi inexistente”. El consejo sectorial de Urbanismo y Medio Ambiente, en el que participa la asociación salmantina “no se ha convocado”. La “participación ciudadana es esencial y hay que tenerla en cuaeta”, porque el patrimonio, al fin y al cabo, es responsabilidad de todos los salmantinos.