La huelga sin huelga de Topas: los sindicatos desconvocan pero habrá servicios mínimos
Cyl dots mini

La huelga sin huelga de Topas: los sindicatos desconvocan pero habrá servicios mínimos

Concentración de Topas

Todos los sindicatos de los funcionarios de prisiones piden cambiar los días de huelga, pero Insituciones Penitenciarias se niega. Piden revertir la falta de personal: 140 empleados menos sólo en Topas.

La cárcel de Topas debería estar este martes en huelga. De hecho, Instituciones Penitenciarias ha establecido incluso los correspondientes servicios mínimos. Todo porque este día 6 de noviembre estaba fijada la tercera jornada de la huelga convocada por la plataforma que agrupa a los sindicatos mayoritarios de los funcionarios de prisiones, y que se ha constituido para exigir mejoras en las condiciones, lo que pasa por subidas salariales y, lo más importante, recuperar los 140 puestos sin cubrir.

 

Sin embargo, este martes no se repetirán las escenas de las primeras jornadas de paro general, en octubre, cuando cerca de 200 trabajadores de la plantilla de Topas se apostaron en el exterior de la prisión para protestar por su situación. El motivo es que la jornada se ha desconvocado por los propios interesados, que no harán paro. A pesar de ello, habrá servicios mínimos: es lo que parece un 'diálogo de sordos' entre la administración y los sindicatos. De fondo, la discrepancia a la hora de cambiar las fechas de la huelga, que los convocantes quieren concentrar en los días 10, 11, 12 y 13 de noviembre.

 

Los sindicatos de la plataforma, ACAIP, CCOO, CSIF, UGT y CIG, registraron el día 2 de noviembre la modificación de las jornadas de huelga previstas para el 6, 8, 13 y 15 de noviembre -ya lo hicieron el 24 y 26 de octubre-. Su idea es hacer huelga, pero los días 10, 11, 12 y 13 de noviembre. Instituciones Penitenciarias ha advertido a los convocantes que es "claramente ilegal" modificar sin el preaviso de los diez días naturales las jornadas en las que protestarán los empleados.

 

Mientras eso se resuelve, los sindicatos mantienen las fechas del 10 al 13 de noviembre para los nuevos paros. Así lo confirma el delegado de Acaip en Topas, Valentín Ortiz, voz autorizada de la plataforma sindical sobre esta cuestión en el penal salmantino. "Este martes para nosotros no hay huelga", afirma tajante (para el día 8 también se ha desconvocado), a pesar de que Instituciones Penitenciarias sí ha fijado servicios mínimos. Un mínimo obligatorio que los sindicatos consideran abusivo.

 

Según Ortiz, prestar estos servicios mínimos obliga en la práctica a no poder hacer la huelga: podrían ejercer ese derecho pocos trabajadores que tengan turno ese día. "La posibilidad de hacer huelga es 'cero patatero'", asegura. Para cubrir los servicios esenciales fijados se han anulado permisos y, de paso, han avisado de la posibilidad de expedientes a quienes falten al trabajo por hacer huelga el día 10 de noviembre, dice Ortiz. Detrás de ello, un intento por evitar los nuevos dáis de paro porque las jornadas de paro caerían en fin de semana.

 

El problema de fondo es el mismo por el que se está protestando: la falta de personal. Según llevan denunciando años los sindicatos, en Topas faltan, al menos, 140 personas en plantilla sólo en el área de vigilantes. El número de trabajadores ronda ahora los 200. La relación de puestos de trabajo no se cubre ni de lejos y se prestan los servicios con lo imprescindible... y muchas veces menos. Los vigilantes también han sufrido los años más duros de este penal, que llegó a tener 1.900 reclusos (ahora son 800) con lo que eso supone: mucha presión y frecuentes incidentes. Además, la plantilla de Topas está muy envejecida, con un 80% de trabajadores en la horquilla de los 50-60 años.