La historia detrás de las lágrimas de Erika de Souza, la 'MVP' más grande

Ver album

Erika de Souza fue proclamada con todo merecimiento 'MVP' de la Copa de la Reina. Sus lágrimas emocionaron a todos y es que tiene razones para estar emocionada. Sus abrazos con Robinson, Ortega, Asurmendi, Mavi o Raquel Romo lo dicen todo. 

Erika de Souza ganó su octava Copa de la Reina a nivel personal, una más en su palmarés con Perfumerías Avenida y ya son cuatro y además fue nombrada 'MVP' del torneo tras tres grandes partidos. Una cita y una designación especial para ella que la llevó a llorar de forma desconsolada en el banquillo mientras recibía los abrazos y las palabras de Ortega, Asurmendi, Givens o Robinson, al recoger el premio e incluso en la sala de prensa.

 

Erika contaba lo que hay detrás de esas lágrimas. "Significa mucho para mí. Solo yo, mi marido, Dios, Raquel y Mavi sabemos lo duro que he trabajado, entrenando todos los días y lo importante es que he podido ganar esta Copa y dedicársela a Nico -Nicolás San José-, porque siempre confió en mí y dedicárselo a toda la gente de Salamanca".

 

La realidad, ella lo contó y también su entrenador, es que Erika físicamente no estaba en condiciones hace mes y medio y lo que se decidió fue preparar un plan especial para ella teniendo en cuenta que por 'cupos' sería el descarte para disputar la Euroliga. "Como no juego Euroliga me quedó en Salamanca entrenando y he dejado todas mis fuerzas y energía en ello", comenta la jugadora a pie de pista en Vitoria. 

 

Agradecía todo el apoyo que recibe del club, de sus compañeras y palabras como las que recibió de Robinson o de Ortega nada más acabar el partido de la final. "Tienen mucha confianza en mi y cuando se enteraron de que no iba a jugar la Euroliga estuvieron a mi lado dándome mucha energía y ayudándome mucho". 

 

 

Y es que era una jornada repleta de sensaciones y ya en sala de prensa se volvía a emocionar al intentar comentar qué significa haber ganado ocho Copas para ella.

 

Miguel Ángel Ortega intervenía, también emocionado e incluso pidiendo que la pívot no le hiciera llorar a él. "A Erika no le sale ahora pero en el 'staff' hay dos personas que han trabajado con ella desde que yo llegué, Raquel Romo y Mavi. Ella no estaba bien, lo sabe, y yo estaba enfadado con ella pero ha tenido respuesta, ha trabajado todos los días y se ha comprometido a trabajar todos los días y ahí está porque es una grande. Estoy muy contento y se merece estos momentos pero hay gente como Raquel y Mavi que han estado ahí y esa gente tiene todo mi reconocimiento". 

 

La brasileña, ya con una sonrisa en la boca relataba que tenía una apuesta cruzada para intentar ganar el 'MVP. "La tenía con Miguel, el conductor, con el que quedé que si yo era el MVP él iba a dejar de fumar así que he trabajado duro y va a dejar de fumar".

 

Y con Erika se respetan las apuestas que para eso es la MVP.