La Hermandad Franciscana se estrena centrando sus acciones en los cristianos de Tierra Santa

José María Ferreira, hermano mayor de la Franciscana (Foto: I. C.)

La Hermandad contará con dos imágenes, el Cristo de la Humildad, de Fernando Mayoral, y el Cristo San Damián, obra de Paloma Pájaro. Entre las diferentes actividades que van a llevar a cabo, el 8 de abril realizarán la primera Oración por la Paz y el 22 de mayo irán a Tierra Santa en peregrinación para entregar el dinero recaudado.

La Hermandad Franciscana nació en mayo de 2016 con un único objetivo: situarse al lado de los cristianos de Tierra Santa. Fue erigida canónicamente por el obispo en octubre de 2016 y a partir de ese momento, se procedió a la captación de hermanos.

 

Actualmente, la Hermandad cuenta con 50 hermanos, divididos en dos tipos. Los hermanos numerarios, que están obligados a salir en procesión y a cumplir con todas las actividades; y los hermanos benefactores, quienes no están obligados ni a salir en procesión ni a participar en los actos, sólo colaboran con su cuota para Tierra Santa.

 

Tanto los numerarios como los benefactores pagan lo mismo, una cuota anual de 30 euros, siempre destinada a Tierra Santa.

 

La relación con la Custodia de Tierra Santa, máxima autoridad de la zona franciscana, se centra principalmente en los cristianos de Siria, a quienes la Hermandad pretende ayudar, por un lado en el aspecto cristiano y espiritual y por otra parte, en el tema económico.

 

Como ha explicado el Hermano Mayor José Manuel Ferreira, a partir del próximo año la mitad de todo lo que ingrese la Hermandad se destinará a Tierra Santa en la Cuaresma, así como todo lo que haya sobrado a final de año. “Se trata de ahorrar lo máximo para enviarlo a Tierra Santa”.

 

Respecto al 2017, al contar aún con pocos ingresos que han sido necesarios para la Hermandad, se ha recurrido a los donativos para ayudar a Tierra Santa. José Manuel agradece la implicación de la gente, ya que “se ha obtenido mucho más de lo que podían haber enviado como hermandad”.

 

hermandad franciscana ferreira

 

Al ser una hermandad nueva, este año se han volcado en la captación de hermanos, haciendo uso de su página web y de los diferentes actos y actividades culturales para darse a conocer.

 

Así, el vía crucis franciscano se realizará el día 23 de marzo en las Franciscas, donde también se presentará la imagen del Cristo de la Humildad, obra de Fernando Mayoral, cuya bendición será en el mes de septiembre a cargo de un franciscano de Tierra Santa. El 8 de mayo tendrá lugar una conferencia en el Casino sobre Tierra Santa. El 22 de mayo irán a Tierra Santa en peregrinación con los franciscanos, donde serán recibidos por el Padre Custodio y entregarán el dinero recaudado. Asimismo, la Hermandad celebrará el Espíritu de Asís y en octubre, se llevará a cabo la Proclama por la Paz, con la intervención de diversos poetas, y la Fiesta de la Hermandad.

 

El Hermano Mayor ha señalado que contarán con una segunda imagen, de la cual se está encargando Paloma Pájaro. Será el Cristo San Damián, que es el cristo franciscano y tendrá detalles salmantinos. José Manuel insiste en ello, “la procesión estará marcada por dos referencias muy importantes: el franciscanismo y la ciudad de Salamanca”.

 

La fecha de su desfile procesional será siempre el sábado anterior al Domingo de Ramos. Como las procesiones se realizarán a partir del próximo año, en esta Semana Santa se llevará a cabo la primera Oración por la Paz el 8 de abril, con la participación de todos los conventos franciscanos de Salamanca. Esta oración se hará igualmente todos los años cuando la procesión esté en la calle, para que los hermanos que no puedan salir en procesión se reúnan en dicho acto.

 

Durante esos días, la cofradía tratará de que la maqueta del Cristo de Fernando Mayoral pueda ser vista por el mayor número de personas en Salamanca y de esta manera, mostrar la estética de la Hermandad. Posteriormente, el Cristo se ubicará en la Iglesia de San Martín, de donde saldrá cada año la procesión.

 

Por último, José Manuel ha expresado su deseo de “exportar la Oración por la Paz a todos los conventos franciscanos de Castilla y León” y ha recordado que “el tema de Tierra Santa nos debe de incumbir a todos los cristianos, no sólo a los franciscanos”.