La Hermandad del Silencio mantiene su ilusión y su fe a pesar del miedo a las inclemencias del tiempo

Agustín Martín, Hermano Mayor de la Hermandad del Silencio

La hermandad cuenta con cerca de 500 hermanos, pero algunos ya no pueden salir en procesión debido a la edad y mantienen su labor como colaboradores. 

HERMANDAD DEL SILENCIO

 

HORARIO:

Sábado 15 de abril. 17:00H. Iglesia Parroquial de Jesús Obrero (Pizarrales).

 

RECORRIDO:

Parroquia de Jesús Obrero, Carretera de Ledesma, Valverdón, Avenida de Villamayor, Plaza de la Fuente, Santa Teresa, Plaza de los Bandos, Zamora, Plaza Mayor, Plaza del Poeta Iglesias, Quintana, Plaza del Corrillo, Juan del Rey, Prado, Prior, Plaza Monterrey, Bordadores, Úrsulas, Campo de San Francisco, Abajo, Arriba, Plaza de la Fuente, Paseo de Carmelitas, Avenida de Villamayor, Valverdón, Carretera de Ledesma, Iglesia de Jesús Obrero.

 

PASOS:

Cristo de la Vela (Anónimo, 1920)

Nuestra Señora del Silencio (Enrique Orejudo, 1990)

La Hermandad del Silencio se fundó en el año 1985 con el objetivo de rellenar un día de la semana que estaba vacío, el Sábado Santo. Es una hermandad de transición entre la muerte de Cristo y la resurrección y por ello cuentan con la imagen de Jesús crucificado, Jesús resucitado y la Virgen como símbolo de la unión de la mujer a la hermandad. La primera vez que salieron en procesión fue en 1986, siendo una cofradía pionera en salir del extrarradio de Salamanca.

 

Como ha señalado el Hermano Mayor Agustín Martín, “a pesar de ser una cofradía pobre y de barrio en sus orígenes, de un año al otro se dobló el número de hermanos”. También ha asegurado que “cumplen los objetivos a lo largo de todo el año y no sólo durante la Semana Santa”.

 

De cara a la Semana Santa 2017, la hermandad no cuenta con ninguna novedad destacada, salvo aspectos técnicos como la mejora de los apoyos de los hombros para ofrecer una mayor comodidad a los hermanos.

 

 

El número de hermanos siempre ha oscilado entre 450 y 500 y actualmente se encuentran en un proceso de revisión. El Hermano Mayor ha indicado que hay personas ya mayores que no pueden salir en procesión, pero mantienen su labor en la hermandad como colaboradores”.

 

Para formar parte de la hermandad hay una cuota de entrada de 30 euros y posteriormente una aportación voluntaria anual de 15 euros. Agustín Martín ha querido añadir que “la unión a la hermandad no es cuestión de dinero y aceptan la participación de todas las personas interesadas en colaborar”.

 

Respecto a la captación de nuevos hermanos, la hermandad no realiza ninguna acción especial, ya que entienden que “es un tema más serio, la hermandad es de la parroquia y no un club; es una forma de vida basada en la fe de cada persona”.

 

Por último, Agustín ha expresado que encaran la Semana Santa “siempre con mucho miedo”, debido al largo recorrido de la procesión y a las inclemencias del tiempo. “Aún así, lo vivimos con mucha ilusión y nervios, deseando que llegue el día”.