Actualizado 18:35 CET Versión escritorio
Salamanca

La Guardia Civil inmoviliza en La Alberca una tonelada de embutidos y lácteos por riesgo para los consumidores

Han sido investigados dos varones como supuestos autores de delitos contra la salud pública y falsedad documental

Publicado el 30.07.2018

Guardias Civiles del SEPRONA de la Comandancia de Salamanca, dentro de la fase operativa de la lucha contra el fraude en la cadena alimentaria, ha llevado a cabo el pasado mes de diciembre una inspección de un establecimiento autorizado sanitariamente sólo para el envasado de productos cárnicos ubicado en el término municipal de La Alberca, según ha informado la Guardia Civil.

 

Una inspección en la que se descubrió que el establecimiento llevaba a cabo de manera ilícita actividades de almacenamiento y distribución de productos cárnicos sin la correspondiente autorización sanitaria. Además, los agentes descubrieron que en las instalaciones se hallaban almacenados numerosos productos cárnicos y lácteos para su distribución al consumidor final, lo cual suponía una infracción.

 

En este sentido, según ha informado la Guardia Civil, fueron localizados envases de paté caducados con un peso total de 42 kilogramos; cuarenta y dos piezas de paleta curada de 3,00 kg y once envases de dos paletas de 6,2 kg sin etiqueta ni lote, con un peso total aproximado de 195 kilogramos; 360 kilogramos aproximados de quesos curados en mal estado; cuarenta y dos paquetes de loncheados de jamón sin etiqueta ni lote, veintidós quesos de distinta procedencia desetiquetados y cuatro cajas de treinta envases de jamón sin etiqueta ni lote. Asimismo, se hallaron numerosos productos cárnicos (lomo, solomillo, secreto y pluma) congelados y envasados en cajas y depositados en remolques frigoríficos dados de baja de la circulación sin registros de temperaturas que certificaran su sanidad. Todo ello supone casi una tonelada de productos alimentarios.

 

Ante esta situación, los agentes procedieron a precintar el recinto, retirar del mercado, inmovilizar el género y a la retirada de los productos de la cadena alimentaria, ya que no quedaba garantizada la trazabilidad sanitaria.

 

Esta actuación permitió el inició de una investigación penal que ha derivado, junto con la formalización de las correspondientes denuncias por incumplimientos de la legislación sanitaria, a la investigación de dos varones de 47 años de edad, R.B.P. y M.G.G., como supuestos autores de los delitos contra la salud pública y falsedad documental, debido a su participación por acción u omisión en distintas fases del grave fraude alimentario detectado y la puesta en grave riesgo la salud de los consumidores.

COMENTARComentarios