La Guardia Civil... ¿'chalecos amarillos'?