La Guardia Civil asiste en un parto y salva al bebé con un masaje cardíaco en plena carretera en Rioseco

Foto: @guardiacivil

La madre conducía un vehículo para dirigirse a un hospital de Valladolid y al llegar a Medina de Rioseco se puso de parto, frente al cuartel de la Guardia Civil. 

La Guardia Civil de Medina de Rioseco atendió a una mujer emabrazada que conducía su propio coche y se puso de parto en la propia localidad riosecana, según publica el diario La Razón. La mujer viajaba hacia Valladolid con el objetivo de llegar hasta el hospital más cercano, pero al llegar a la ciudad riosecana se puso de parto.

 

La embarazada detuvo su coche frente al cuartel de la Guardia Civil, en la travesía de la carretera Nacional 601, tal y como confirma la Benemérita en su cuenta de Twitter. Los agentes lograron auxiliar al bebé “al que consiguieron hacer reaccionar con un pequeño masaje”, tal y como explican en esta Red Social.

 

Los hechos han tenido lugar este lunes sobre las 16.20 horas, cuando una patrulla del Puesto de Medina de Rioseco, recibió aviso de la Central Operativa de la Guardia Civil (061) de trasladarse al lugar de los hechos para asistir en un parto.

 

Tras acercarse al vehículo, los agentes constataron que había una mujer en el interior de un vehículo dando a luz al recién nacido, que se encontraba en un estado de quietud "anormal", según ha indicado el Instituto Armado.

 

En vista de esta situación, los Guardias Civiles realizaron maniobras para comprobar el estado del recién nacido, tales como un pequeño masaje con el que lograron que el recién nacido reaccionara con llantos y movimientos, prueba de que el bebé estaba ya consciente.

 

La Guardia Civil, en colaboración con el del Servicio de Emergencias (112), recibió instrucciones para la estabilización de ambos auxiliados, mediante el control de sus constantes vitales, manteniendo calor corporal con la madre, tapándolo con una manta y retirando el vehículo a zona de sombra para evitar altas temperaturas.

 

Acto seguido, acudió al lugar asistencia médica del Centro de Salud de Medina de Rioseco compuesto por médico y enfermera, quienes estabilizaron a madre e hijo a la espera de la llegada de una ambulancia medicalizada para su evacuación al Hospital de Valladolid. Una vez normalizada la situación, los agentes procedieron a la regulación del tráfico para la seguridad de los auxiliados y servicios sanitarios.

 

"Nerviosos, con miedo, emocionados y felices". Así se sintieron los dos guardias civiles, en minutos que les parecieron "interminables", cuando ayudaron a dar a luz a la mujer en plena carretera, según ha indicado el Instituto Armado, que también ha recordado a los ciudadanos que cuentan con agentes "muy cercanos" cuyo objetivo es cumplir con el ordenamiento jurídico y velar por la seguridad de los ciudadanos, pero también prestar una ayuda humanitaria, que se ejerce a diario y que pasa "desapercibida".