La Gran Vía se pone a 30: los nuevos límites reducen la velocidad de los coches a las cifras legales
Cyl dots mini

La Gran Vía se pone a 30: los nuevos límites reducen la velocidad de los coches a las cifras legales

Señal de límite 30 en la Gran Vía. Foto: A. Santana

La implantación de los nuevos límites de velocidad en ciudad ya surte efecto en la Gran Vía, donde la media en el primer mes se ha rebajado a los 30 legales. Anticipa una adaptación sin grandes conflictos en Salamanca.

En cuestión de pocos días, el 11 de junio, finaliza la implantación de los nuevos límites de velocidad en ciudad que han venido para cambiar la circulación. Desde el pasado 11 de mayo están vigentes y se aplican en todas las ciudades, también en Salamanca, donde el ayuntamiento ha ido más allá y no sólo ha convertido en generalizado el límite 30, sino que aplica un límite 20 en más de 200 calles de zonas residenciales y ha dejado el 'clásico' límite de 50 para muy pocas vías de la ciudad. Para la fase de implantación se ha dejado un mes de 'carencia' que está a punto de cumplirse, pero ya se aprecian algunos efectos.

 

El primero, que una de las calles con más tráfico de la capital se ha puesto a 30. Se trata de la Gran Vía, donde según fuentes municipales se está cumpliendo con el nuevo límite: a punto de cumplirse las primeras cuatro semanas con la nueva limitación aplicada para toda la calle, la velocidad media observada ronda los 29 km/h, con lo que se cumple.

 

El dato de la Gran Vía es importante porque es una de las pocas calles con tráfico denso que van hacia el centro histórico y había que ver cómo afectaba el cambio. La valoración general es positiva porque no se han observado más problemas de tráfico de los habituales en esta calle, que tiene un importante tránsito tanto de vehículos particulares como de buses.

 

Adaptación sin conflictos

Habrá que esperar, pero la realidad es que el cumplimiento es generalizado. Los técnicos esperan tener datos de las principales vías que concentran la mayor parte del tráfico, pero no se esperan grandes sorpresas. El consistorio, como las autoridades de Tráfico, contaba con ello porque, según dicen, no tiene efectos en la densidad de circulación y tampoco en el tiempo de desplazamiento, aunque el alcalde sí ha reconocido que se emplea algo más de tiempo en trayectos largos donde ir a 30 se nota. Otra cosa es en la contaminación, como han confirmado a TRIBUNA los representantes de los talleres.

 

En cuanto al control de velocidades, hay que recordar que los radares de la ciudad ejercen una importante función disuasoria. El consistorio cuenta con dos cinemómetros (va a adquirir uno más), pero en total este año van a funcionar 17 puntos de control donde habrá cajas que también 'animan' a no correr: es imposible saber dónde hay aparato y dónde no.

 

El respeto a la velocidad de circulación es, con excepciones, bastante alto en Salamanca: los 14 radares operativos en 2020 multaron a 2.061 vehículos, por los 3.309 de su primer año, 2019,  y no fue sólo por la merma de circulación. Lo que sí puede influir es el cambio de velocidades ya que hay calles que estarán limitadas a 30 y 20 y tendrán radar: estas son.

 

Los lugares donde más se corre son la Vía Helmántica y Luis de Camoens, pero esos siguen limitados a 50, y están en 40 y 10 multas de media cada día que están puestos. En lugares como la avenida Lasalle no se pone casi ninguna multa, aunque ahora está limitado a 30 y habrá que ver el efecto. Y tampoco se esperan cambios en Canalejas, donde hay dos radares y ya regía el límite 30, a pesar de lo cual los excesos de velocidad habían desaparecido.

Banner alberca tribuna 300x600px file