La Glorieta no fue la primera: Salamanca recordará en un museo cómo fueron sus antiguas plazas de toros
Cyl dots mini

La Glorieta no fue la primera: Salamanca recordará en un museo cómo fueron sus antiguas plazas de toros

Otros lugares en los que fueron testigos de corridas, algunos de manera permanente y otros levantados para la ocasión.

La Glorieta es la plaza de toros de Salamanca, un coso taurino que se encuentra en la salida de la ciudad, desde donde parten las carreteras de Valladolid y Fuentesaúco, y que sigue albergando festejos cada mes de septiembre, cuando llegan las fiestas patronales de Santa María de la Vega.

 

Actualmente, La Glorieta es la huella de la tauromaquia entre los salmantinos, quienes previamente tuvieron otros lugares en los que fueron testigos de corridas, algunos de manera permanente y otros levantados para la ocasión.

 

Como puntos temporales, es llamativo que la Plaza Mayor albergó este tipo de festejos en el pasado y hay fotos que así lo recuerdan, y también Salamanca contó con lugares destinados específicamente para ello, como el coso que se mantuvo en el actual solar de Las Adoratrices.

 

Precisamente, en Las Adoratrices habrá un espacio temático que ahondará en las particularidades y las características de las plazas de toros que ha tenido la ciudad, un lugar en un nuevo edificio que permitirá a los aficionados repasar la evolución de estas construcciones.

 

Así, los visitantes, por ejemplo, conocerán como en Las Adoratrices, un terreno que fue de la Casa de Alba junto a su palacio Monterrey, pasó en el siglo XIX a ser propiedad de la ciudad, donde se levantó una plaza de toros.

 

Este lugar, en el que desapareció la plaza de toros, albergó después otros usos, como temporalmente una carpa para conciertos, y ahora contará con este espacio expositivo, junto a un parque botánico, un museo con obras de coleccionistas privados y una cafetería-restaurante, un proyecto con un presupuesto estimado de 4,7 millones que comenzará a construirse a finales de este año 2022, según las previsiones municipales.

 

Las Adoratrices es propiedad de la Fundación Caja Duero, quien, a finales de 2021, firmó un convenio con el Ayuntamiento de Salamanca para la cesión temporal del espacio durante 40 años a cambio de un pago de 145.000 euros anuales, que la entidad destinará a su mantenimiento y actividad cultural.

Comentarios

raca 03/01/2022 22:19 #2
Dimos no te molestes, la derecha seguirá haciendo lo que le de la gana y estrujando el bolsillo de los Salmantinos y estos despues de ver como sus hijos nietos y demás familiares tienen que EMIGRAR
dimos 03/01/2022 19:08 #1
Ésto me suena, a lo sucedido con el actual OAGER, antigua residencia de curas, que tras la venta del cementerio católico por el obispo Braulio por 450 millones a los constructores, los reinvirtio la nueva residencia de Alcatraba, cediendo la anterior al ayuntamiento charro por 50 años de arrendamiento, éste rehizo el edificio,siendo inquilino, y ahora es el OAGER, que pasará al obispado al término del contrato o lo renovará. Lo mismito que con la residencia de las Adoratrices, vendida a Caja Duero por 200 millones, intentó edificar otro centro de congresos, y lo paró la UNESCO, tras la denuncia de Ecologistas en Acción, con la advertencia de que si lo hacían, retirarían a la ciudad el título de Patrimonio de la Humanidad. Ahora, Fundación la Caja, vuelve a la carga, con el contrato de arrendamiento por 40 años. Aquéllo, lo pagó el ayuntamiento (que somos [email protected]) y ésto, según parece, también, por 40 años, más una inversión de 4'5 millones de €, por el ayuntamiento (es decir, [email protected]), arriesgando que retiren el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, para mantener e incrementar el patrimonio de propietario (Fundación Duero). Otro dispendio con riesgo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: