La Generalitat cifra en 844 los heridos por las cargas policiales en Cataluña

La persona herida en el ojo por una pelota de goma ha entrado en quirófano para ser operada en el Sant Pau, después de sufrir la agresión en una carga policial para impedir el referéndum, mientras que un hombre de 70 ha sufrido un infarto en la Mariola de Lleida cuando se producían cargas policiales a su alrededor.

La Conselleria de Salud de la Generalitat ha elevado a 844 el número de heridos en cargas policiales por el referéndum este domingo, según ha informado el departamento liderado por Antoni Comín sobre datos a las 21.30 horas.

 

En un comunicado, ha explicado que se trata de la cifra de atendidos por el Servicio de Emergencias Médicas (SEM), centros de atención continuada y los dos hospitales, en los que se encuentran los heridos en estado más grave: uno por herida en un ojo por pelota de goma en el Hospital Sant Pau y el otro por infarto en el de la Vall d'Hebron de Barcelona, que se encuentra en estado crítico pero controlado.

 

Del conjunto de heridos 355 se encontraban en la Región Sanitaria de Barcelona --294 en Barcelona ciudad--, 46 en la Catalunya central, 27 en el Camp de Tarragona, 55 en Terres de l'Ebre, 249 en Girona, 111 en Lleida y uno en la Región del Alt Pirineu-Aran.

 

HERIDOS TAMBIÉN EN NOU BARRIS

 

En la Escuela Aiguamarina de Verdum del mismo Nou Barris se ha activado una ambulancia por un herido y varias personas han sufrido golpes y empujones --al menos cinco han caído al suelo-- después de que decenas de agentes de la Policía Nacional rompieran una valla y entraran corriendo al patio, colisionando y empujando a los ciudadanos que se encontraban ante la puerta interior del colegio.

 

Una mujer ha explicado a Europa Press que estaba sentada en la escalera de la entrada y los agentes la han pisado y apartado tirándole del pelo, mientras mostraba en la mano puñados de cabello que le han arrancado.

 

Otras personas se masajeaban extremidades contusionadas, antes de que organizadores de este punto de votación llamaran a los vecinos que no habían podido votar a ir a otras escuelas --como la del Ágora-- porque la policía había requisado las urnas.

 

Otra testigo ha relatado que anteriormente había presenciado una carga policial en la escuela de formación de adultos Freire, también en Verdum, donde había muy pocas personas y los agentes han usado "mucha violencia, que no se justificaba", corriendo y pasando por encima de personas, con lo que una mujer de edad avanzada ha caído al suelo.

Noticias relacionadas