La fuga de empresas a otras comunidades le cuesta 141 millones de euros a Castilla y León

Fotos: JORGE IGLESIAS

La comunidad pierde en la migración de empresas: 244 se marcharon por 197 que se instalaron. Pero el mayor problema es que cambiamos empresas de más de un millón de euros por otras más pequeñas. La mayoría se marchan a Madrid.

Ya sabíamos que Castilla y León está sufriendo una importante fuga de empresas, a razón de 250 que se marchan cada ejercicio. Y que la llegada de otras firmas a los dominios de la Comunidad no lo compensa, con un saldo negativo de medio centenar de empresas sólo el año pasado (y 120 menos desde 2013). Pero es que, además, en el cambio la economía de la región pierde, y mucho. La competencia con otras regiones para atraer empresas es dura y la comunidad está perdiendo esta batalla.

 

Según el último informe de Informa D&B, la migración de empresas le costó el año pasado 141 millones de euros. Es la diferencia entre lo que facturan las firmas que se van de Castilla y León y las que deciden instalarse aquí. Según el informe, el año pasado se produjeron 244 salidas por 197 entradas, un saldo ya desfavorable. Pero el problema es que las que se van no sólo son más, sino que también tienen una facturación más grande. En total, las que se marchan suman 280 millones de euros de cifra de negocio, por los 139 de las que se instalan nuevas en nuestro territorio. Cambiamos empresas de 1,1 millones de euros de facturación por otras más pequeñas, de 700.000 euros de media.

 

Además, Castilla y León es una de las comunidades más deficitarias en el saldo migratorio empresarial. Con un saldo negativo de 47 empresas, es la cuarta comunidad que peor se defiende en esta cuestión. El mayor problema es la fuga hacia Madrid, que es el destino de la mayoría de los traslados, y del grueso de la facturación que abandona la Comunidad. En 2016 fueron 138 empresas las que se marcharon a domiciliarse en Madrid y se llevaron con ellas 238 millones de euros de negocio.