La frontera de Portugal en Salamanca estará cerrada al menos hasta después de Semana Santa
Cyl dots mini

La frontera de Portugal en Salamanca estará cerrada al menos hasta después de Semana Santa

Controles en la frontera de Fuentes de Oñoro (Fotos: ICAL)

"Lo que vamos a hacer, en principio, es prolongar las restricciones hasta Semana Santa", reconoce el Gobierno portugués, que ha iniciado hoy una desescalada en el país.

El ministro del Interior de Portugal, Eduardo Cabrita, ha anunciado que las restricciones en la frontera terrestre con España deberán ser prolongadas al menos hasta Semana Santa, con el objetivo de evitar un posible repunte de los contagios de coronavirus en las próximas semanas. Así lo tiene previsto el Gobierno luso en una decisión que afecta a la frontera con Salamanca, cerrada desde el pasado 31 de enero y vigilada con celo.

 

El paso de Vilar Formoso es uno de los ocho habilitados por Portugal para permitir el tránsito, pero con mucha restricciones. No se permite más que a mercancías internacionales y trabajadores transfronterizos, ademas de emergencias, por los ocho puntos y otros seis con horarios. Y así seguirá al menos hasta Pascua. El país inicia este 15 de marzo su propia desescalada tras meses de muchas restricciones en actividad y comercios, hostelería y los colegios cerrados.

 

"Lo que vamos a hacer, en principio, es prolongar las restricciones hasta Semana Santa", ha dicho Cabrita, precisamente durante una visita en Madrid con motivo del Día Europeo de Recuerdo de las Víctimas de Terrorismo, según declaraciones recogidas por la cadena pública lusa RTP. Cabrita ha considerado que hay "una evolución positiva" de la pandemia tanto en Portugal como en España y confía en que esta tendencia "se consolida", de tal forma que a corto plazo sea posible un tránsito "con precaución", aunque "pleno", entre los dos países vecinos.

 

Las autoridades sanitarias han notificado este jueves un nuevo descenso en la evolución del dato de fallecidos por COVID-19, con 18 víctimas mortales más que en el balance publicado el miércoles, un dato sin precedentes desde finales de octubre y que evidencia la tendencia a la baja de la pandemia en territorio luso.

 

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, la Dirección General de Salud ha registrado 18.635 fallecimientos, mientras que la cifra de casos asciende a 812.575, 627 más que en la jornada anterior. Solo en el último día se han unos 6.000 pacientes han sido dados de alta. El mantenido descenso de los contagios se nota también en los hospitales, donde ya son unos 1.100 los enfermos que permanecen ingresados. De ellos, 273 están en unidades de cuidados intensivos, según la cadena pública RTP.

 

La Asamblea de la República tiene pendiente aprobar este jueves una prórroga del estado de emergencia, que llegará aparejada de un plan de desescalada elaborado por el Gobierno de António Costa y que deberá aclarar, entre otras cosas, el proceso de reapertura de los centros educativos.