La Federación por el Patrimonio pide nuevos estudios sobre el fortín

Sospecha. Consideran que la denominación recogida para el edificio no se corresponde con la funcióna la que se destinó y que podría tratarse en realidad de un almacén de nieve para el suministro de hielo
Luis Ibáñez
La Federación de Asociaciones por el Patrimonio de Castilla y León ha solicitado a la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural en Salamanca la realización de un estudio riguroso para, en su caso, hacer las modificaciones pertinentes en la declaración como Bien de Interés Cultural, y en su denominación, del conocido como “fortín romano” que se encuentra en la localidad de La Calzada de Béjar.

Esta construcción está catalogada como BIC, con categoría de Castillo desde el 3 de junio de 1931, y debido al “lamentable estado de abandono, sin cubierta, e invadido por la maleza que dificulta el acceso al mismo” está inscrito en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la Asociación Hispania Nostra, quien advierte del riesgo de derrumbe de los muros por las inclemencias meteorológicas y la maleza”.

Según esa federación, la denominación recogida no se corresponde con la función “que debió tener la mencionada construcción”, ya que “la única puerta existente, que abre hacia el interior, está situada al noreste siendo ésta la zona más fría. Esto se evidencia por una piedra, a la derecha del hueco, que mantiene el brazo de encaje de la tranca de cierre, roto el correspondiente a la piedra pareja situada a la izquierda del citado hueco, y la consiguiente caja en el muro para el deslizamiento de la tranca”.

En base a esto, se advierte que este edificio pudiera haberse destinado a almacén de nieve para el suministro de hielo a las mercancías en tránsito por la vía romana puesto que “la puerta situada al noreste, abre hacia el interior, permitiendo un aprovechamiento máximo de carga y volumen del recinto y con una menor incidencia calorífera desde el exterior”.

Otros puntos para avalar esta hipótesis se centran en los muros ciegos, de un grosor bastante considerable, que aislarían de forma importante, “tratándose de una construcción estable y con capacidad de almacenamiento”; además de que “la puerta situada al noreste, abre hacia el interior, permitiendo un aprovechamiento máximo de carga y volumen del recinto y con una menor incidencia calorífica desde el exterior”; y que “el camino para acceder a dicho almacén tiene un trazado fácil y amplio por la ladera superior, cuestión no lógica para un edificio defensivo”.

Asimismo, la Federación de Asociaciones por el Patrimonio de Castilla y León también ha solicitado que se tramiten lo antes posible las oportunas diligencias para evitar la total destrucción de este edificio.