La fe mueve montañas pero no gana partidos y Avenida lo aprende de la peor forma posible

Ver album

Terrible inicio de partido para Avenida, que completó un partido muy malo en porcentaje de tres y tiro libre, y ahí se le frustró su gran trabajo para remontar de la mano de una excelsa Loyd (64-70). Avenida tuvo fe, tuvo su mesías pero le faltaron 'apóstoles' y se queda a una derrota de perder la final. 

Sin sorpresas. Perfumerías Avenida y Spar Citylift Girona, primero y segundo de Liga y finalistas por el título. Era muy difícil, casi imposible, que algún equipo consiguiera romper el dominio de estos dos y que evitara la quinta final consecutiva. Sin sorpresas en su camino, aunque quizás las diferencias que uno y otro consiguieron establecer en los respectivos encuentros de Liga disputados como local sí que no entraban dentro de las quinielas y una vez en Würzburg el 2 de mayo, sin sorpresas en la puesta en escena.

 

Quizás Ortega tiene más variantes para elegir en su quinteto inicial pero el que anunció era sobre el papel el esperado por fuera y por dentro Elonu es una opción siempre segura y De Souza ante Girona siempre está. Enfrente Suris puso a su liza a su quinteto más competitivo y, sobre todo, más físico. Toda la carne en el asador porque el primer punto en una serie a tres es un paso de gigante para el que lo suma. 

 

¿Sorpresa en el planteamiento? Los dos equipos se conocen mucho pero siempre hay matices y lo que se vio nada más arrancar el partido es que Girona llegaba a Würzburg con la intención de 'asfixiar' o intentarlo el manejo de balón y dirección azulón. Presión, cuerpeo y muchas manos sobre Silvia Domínguez lo que provocó varios errores en ataque de Avenida y rápidas transiciones de su rival que se ponía 2-9 con apenas tres minutos de juego y obligaba al tiempo muerto de Ortega. 

 

Cada ataque en el primer cuarto fue un sufrimiento (Foto: Arai Santana)

 

El parcial seguía abierto con una actividad defensiva en la zona de Girona tremenda que impedía incluso lanzar a las azulonas que además veía su aro 'martilleado' por Hampton desde 6,75. Dos triples que elevaron la renta a +15 y todo en cinco minutos. MInutos terribles para las locales que tampoco acertaban desde el tiro libre y precipitaban el movimiento en el banquillo porque una desventaja así en una final y con la tendencia que mantenía el partido es letal. 

 

Avenida topaba con la horma de su zapato porque la agresividad defensiva de Girona era tremenda, con muchísimas manos y contactos que se permitía desde el trío arbitral sin que su rival encontrara respuesta. Si se permite, se permite y eso bien lo sabe el equipo salmantino. A 1'54" para que acabara el cuarto Avenida sumaba su tercer punto y en ese momento la desventaja superaba los 20 y se quedó en 17 al finalizar el parcial. Si se buscaban sorpresas, ahí estaba una buena con el 7-24. 

 

La defensa había dejado a Avenida en porcentajes paupérrimos, sobre todo desde 6,75 con un 0 de 6, pero no era el único problema y es que ahora no se podía permitir ni un descuido atrás porque la renta de Girona no daba ese margen. Superaba a la perfección la presión del equipo azulón -quedó claro que se había trabajado y mucho eso en el banquillo gerundense-, que lo confiaba todo a la inspiración de Loyd para despejar su mente y reaccionar

 

Erika de Souza, incómoda ante la cerradísima defensa con la que arrancó Girona (Foto: Arai Santana)

 

Para eso están las 'superclases' y ella lo es. Seis puntos seguidos, canastas de su propia cosecha y una recuperación para facilitar otros dos puntos de Givens y gracias a todo eso Avenida un poco más cerca, 19-28. Había mejorado en el rebote, también el trabajo atrás, ayudado también porque Williams se empeñó durante un par de acciones en ir por libre, y sobre todo movía mejor evitando las manos rápidas en defensa de su rival. 

 

Seguía por debajo pero el -7 a tres del descanso era celebrado casi como una canasta en el último segundo con todo lo que había llovido previamente. Suris pidió tiempo muerto para intentar sofocar la situación antes del receso y le aliviaron cuatro puntos pero en los últimos 30 segundos llegó otro acelerón azul, que pudo redondear aunque se quedo en el ¡uy! un lanzamiento triple de Domínguez. Cerró un tiro libre de Nuria Martínez para dejar el 27-35. Malo, pero no tanto. 

 

Givens intenta que no salga un balón durante el juego (Foto: Arai Santana)

 

Mucho aun por remar porque se había mejorado en el porcentaje de dos pero el tiro libre y, sobre todo, el lanzamiento desde 6,75 era un terrible lastre con 0-11 en los primeros veinte minutos. El parón del descanso pareció incluso más largo de lo habitual por la pura necesidad de comprobar si a la pista volvía la versión del primer cuarto o la del segundo. El quinteto era el mismo en ambos lados y también se repitió la fluidez ofensiva de Girona que volvía a encontrar pista libre para correr y para las penetraciones de Williams. Otra vez le daba vida Avenida a su rival, o se la ganaba el equipo catalán a pulso para ser justos, y volvía el +17 tras un triple de Nuria Martínez. En Avenida Loyd y poco más en ataque con Elonu desconocida y demasiados fallos, de nuevo también desde el tiro libre. 

 

Hampton, con un triple, le arreaba otro 'sopapo' al marcador y ponía un 33-52 que empezaba a antojarse un golpe cercano al KO.

 

Loyd escucha la explicación de un árbitro tras una acción del partido (Foto: Arai Santana)

 

Sin la Erika de la Copa, con Elonu bloqueada en ataque, Givens rizando el rizo y sin que llegara la mejor versión de Silvia, dar un respiro a Loyd parecía un riesgo total en ese momento pero no quedaba otra porque llevaba un desgaste brutal y los puntos de Robinson y un triple de Domínguez -el primero azul-, ponían a Avenida doce puntos de nuevo, 42-54, todo a minuto y medio para acabar el cuarto. Volvía Loyd a pista, Robinson volvía a ver aro y acaba el parcial con un árbitro pitando falta sobre Loyd y otro el pitido final con 45-54.

 

El parcial de 8-2 ayudaba a creer aunque en deporte no solo vale la fe y Avenida lo que necesitaba era 'apóstoles' que se sumaran en ataque a Loyd y Robinson y la primera en dar el paso fue la capitana que tiró de las suyas en otro pequeñito arreón que ponía la distancia en seis puntos con ocho minutos de juego. 

 

Con Avenida en bonus Girona ponía el balón en las manos de Laia Palau que está en este equipo fundamentalmente para cosas como esta, 'matar' reacciones con pases que son canastas. Encontró dos veces seguidas a Hampton bajo el aro y otra vez tocaba tirar de la confianza ciega de jugadoras como Silvia Domínguez que sumó a un triple, un robo y una intencionada que dejó todo en un puño, 57-60 con cinco minutos de juego. Aparecía Elonu que ajustaba más todo con Girona encontrando en su buen hacer desde el tiro libre una primera tabla de salvación, 59-62, a la que sumaba una impresionante Palau. Desataba la locura Loyd con un triple a tablero aunque Robinson desaprovechaba la ocasión de empatar desde el tiro libre, 3 de 11 a esas alturas.

 

Quizás se vio tan cerca el equipo en se momento que le atacaron los nervios a la hora de rematar y no supo atacar, camino que sí encontró Girona para culminar un triunfo en el que creyó pero que sobre todo construyó. 

 

FICHA DEL PARTIDO
64 PERFUMERÍAS AVENIDA (7+20+18+19): Silvia Domínguez (14), Jewell Loyd (25), Krysi Givens (4), Adaora Elonu (6), Erika de Souza (2) -cinco inicial-, María Asurmendi (0), Laura Gil (2), Angel Robinson (10), Elin Eldebrink (1).
70 SPAR CITYLIFT GIRONA (24+11+19+17): Nuria Martínez (11), Laia Palau (0), Gabi Williams (12), Keysha Hampton (25), Julia Resingerova (12) -cinco inicial-, Roso Buch (2), Elena Oma, Leia Dongue (6), Pierre Louis (2).
ÁRBITROS: Germán Francisco Morales Ruiz, Joaquín García González y José Javier Marqueta Gracia. 
INCIDENCIAS: Primer partido de la final de la Liga DIA de baloncesto disputado en el pabellón de Würzburg. 

Noticias relacionadas