La falta de oportunidades reduce un 12% la llegada de trabajadores de otras provincias a Salamanca

En 2008, aterrizaron en capital y provincia 4.279 ciudadanos de otras localidades españolas por los 3.786 del pasado ejercicio 2012.

Salamanca se queda sin oportunidades, o cada vez cuenta con un menor índice. Al menos eso es lo que reflejan los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que hacen hincapié en la pérdida de población que llega a Salamanca capital y provincia en busca de un nuevo trabajo o la manera de ganarse la vida.

 

Como los números no engañan, entre 2008 y 2012, esta variable ha descendido un 12%, pasando de 4.279 a 3.786 ciudadanos que han cambiado su residencia anterior por una en Salamanca. Aún es mayor la diferencia entre 2010 y 2012 ya que en ese primer año fueron 4.338 los españoles que llegaron a Salamanca procedentes de otras zonas de la geografía nacional.

 

Por provincias, la capital española se sigue llevando la palma en llegada de ciudadanos, ya que en el año 2012 fueron 756, cifra que también se ha desplomado en relación al año 2008 (910) y en 2010 (994) ante la escasez de oportunidades y las dificultades económicas.

 

En segundo lugar, se sitúa Cáceres, provincia cercana a Salamanca, con un total de 316 trabajadores que llegaron a alguna zona de capital y provincia, en este caso, el número más alto entre 2008 y 2012.

 

Zamora, Valladolid y Barcelona también se encuentran entre las provincias con más trabajadores en Salamanca, con 240, 219 y 210 en el año 2012, con una diferencia con el paso de los años. En el lado opuesto se encuentra Teruel con tan colo un ciudadanos o Melilla con tres.

 

Y es que, la crisis económica, la falta de oportunidades y el escaso futuro llevan a ciudadanos y trabajadores a dejar su provincia de origen para llegar a Salamanca.