Actualizado 02:31 CET Versión escritorio
Salamanca

La falta de medidas permite que el tráfico pesado vuelva al pavimento 'de estreno' de la Plaza Mayor

MUNICIPAL

La futura ordenanza de tráfico puede tomar cartas en el asunto del carga y descarga en el casco histórico y la Plaza Mayor. El PSOE reclama medidas desde hace un año.

Publicado el 03.09.2018

Esta semana han terminado las obras para arreglar las cuadrículas centrales de la Plaza Mayor (a partir de octubre se terminará con el resto), y de nuevo han vuelto a circular sobre su pavimento los vehículos de reparto. En realidad, no han dejado de hacerlo ni un día ni siquiera durante las obras, que se han planteado para permitir la actividad de las terrazas y del carga y descarga. Así que furgonetas, pero también camiones y camionetas de gran peso, han vuelto a convertir la plaza en el aparcamiento que parece muchas mañanas. Algo a lo que cada vez más voces piden una solución.

 

Al margen del resultado estético, la paradoja es que estos vehículos son los causantes de buena parte del deterioro que ha sufrido el suelo de la Plaza Mayor y que ha obligado a actuar, gastando una importante cantidad en las obras. Junto con la instalación de escenarios y otras estructuras, la circulación es la principal agresión que sufre el monumento no sólo en su pavimento, sino también en sus arcos, llenos de rozones que también han tenido que ser reparados. 

 

En teoría, sólo se puede acceder a ella en las horas de carga y descarga, pero en esa 'ventana' horaria se pueden contar por decenas los vehículos de todo tipo, especialmente furgonetas, pero con frecuencia camiones de gran tonelaje. Si esto sigue así, ¿tiene sentido invertir en el arreglo sin tomar otras medidas? No se trata de culpabilizar, sino de evitar el daño que se le hace a un monumento. Sirve de poco arreglarlo y no solucionar lo que provoca su deterioro.

 

Sin embargo, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Salamanca sigue sin tomar medidas eficaces al respecto. De hecho, prácticamente la única ha sido poner una patrulla de guardia... que se ausenta la mayoría de los días para atender otros servicios prioritarios. La cuestión es importante y exige abordar posibles soluciones. El grupo municipal del PSOE lleva más de un año reclamando que se tomen medidas. En octubre de 2017 los socialistas propusieron la reforma de la ordenanza y se aceptó por unanimidad.

 

A día de hoy, el proyecto de una nueva ordenanza de tráfico está sobre la mesa del equipo de Gobierno, pero nada se sabe pese a las preguntas en el pleno. Es posible que incluya medidas sobre la circulación en el casco histórico y la Plaza Mayor para regular el intenso tráfico de carga y descarga en la plaza, zonas aledañas y calles peatonales, que se ven invadidas por gran número de vehículos todas las mañanas, lo que genera situaciones de riesgo y un gran desgaste.

 

La futura ordenanza podría estudiar cómo aplicar restricciones a los vehículos que acceden a la Plaza Mayor. Se limitaría el peso máximo para conseguir que accedan sólo furgonetas pequeñas y también se vigilará más que no se use como 'atajo', algo bastante habitual. Por supuesto, también la presencia de camiones de gran tonelaje que a veces ocupan la plaza.

 

Esto es algo a lo que los hosteleros de la Plaza Mayor no se opondrían, porque son conscientes del problema. Una solución podría ser habilitar zonas de aparcamiento para los camiones de transporte en calles cercanas y sacar los camiones de la plaza, el Corrillo o Poeta Iglesias. También podría adelantarse la 'ventana' del carga y descarga: ahora termina a una hora en la que ya hay muchos turistas y salmantinos en la plaza.

 

Otro aspecto que se puede vigilar es el del estacionamiento de vehículos. Es frecuente ver como los camiones y furgonetas de reparto se acumulan y permanecen durante muchos minutos en la plaza del Corrillo o en la calle la Rúa. Esto genera estrecheces para el paso de los peatones y situaciones de riesgo por la cantidad de vehículos.

 

También habría que analizar si es necesario establecer algún tipo de autorización para circular. La pareja de la Policía Local destinada a la plaza no está siempre y el acceso carece en muchas ocasiones de un mínimo control: da la sensación de que cualquier furgoneta rotulada puede campar a sus anchas. Algo que no hace más que incrementa la sensación de que, a determinadas horas, es fácil circular por la Plaza Mayor.

 

COMENTARComentarios