La fábrica de combustible de uranio de Enusa en Salamanca comunica una incidencia en su planta

La fábrica salmantina de combustible para centrales nucleares comunica al CSN una incidencia al encontrar en lugar inadecuado un recipiente usado para el movimiento de material.

La fábrica de ENUSA en la localidad salmantina de Juzbado ha comunicado un suceso notificable al Consejo de Seguridad Nuclear, como consecuencia de haber detectado que un recipiente, usado para el movimiento de material, se encontraba en un hueco que comunica dos áreas del proceso de fabricación y que obstaculizaba el accionamiento de una compuerta cortafuegos. La fábrica está obligada a este tipo de comunicaciones ya que parte de su trabajo se hace con uranio. Es la segunda en poco más de un mes tras la registrada el día 7 de marzo.

 

Según la fábrica de elementos combustibles nucleares, este hecho no ha tenido consecuencias para la instalación al no haber sido requerida la actuación de la compuerta. De forma inmediata se ha procedido a la retirada del elemento que obstaculizaba el correcto funcionamiento de la compuerta para así restaurar las funciones de seguridad de la misma.

 

La fabricación de elementos combustibles de Juzbado acoge dos procesos de fabricación. Por un lado, un proceso en el que, partiendo de polvo de óxido de uranio, se fabrican pastillas y dichas pastillas se introducen en tubos de aleaciones de circonio que una vez cargados, presurizados y sellados reciben el nombre de barras combustibles. Por otro, las barras combustibles son ensambladas formando los elementos combustibles que se envían a las centrales.

 

Como es habitual, Enusa afirma que este hecho no ha supuesto ningún riesgo para la instalación, ni para los trabajadores, ni para el público, ni para el medio ambiente. El penúltimo episodio de aviso por incidencia fue en noviembre de 2017 cuando se produjo una falsa activación del Sistema de Criticidad, que se repitió dos días seguidos.