La estación de esquí permanecerá cerrada en principio hasta el día 17

Causas. La lluvia, el viento y el fuerte ascenso de las temperaturas. Características. Según sus responsables, “serán necesarios varios días para reparar los daños y poner a punto las instalaciones”

LUIS IBÁÑEZ
Según ha hecho público Gecobesa, la empresa gestora de las instalaciones municipales de la estación de esquí Sierra de Béjar-La Covatilla, éstas permanecerán cerradas hasta el próximo viernes 17 de diciembre.

Tal extremo, ratificado por su responsable de comunicación, Alberto Segade, es debido al gran “temporal de viento, con rachas superiores a los 120 kilómetros por hora, y la abundante lluvia caída, acompañada de un fuerte ascenso de las temperaturas, que se ha venido produciendo desde la tarde del pasado sábado 4 de diciembre y durante todo el puente festivo”.

De esta manera, ayer miércoles se llevó a cabo “una primera valoración de los efectos del temporal en las pistas y en las instalaciones de la estación de esquí Sierra de Béjar-La Covatilla”, dando como conclusión que “en las actuales condiciones, no es posible proceder a la apertura de las pistas de esquí a corto plazo y serán precisos varios días para reparar los daños y poner a punto el resto de las instalaciones”.

Así las cosas, y ante la posibilidad de abrir este fin de semana “en unas condiciones muy precarias”, tal y como indicaba a TRIBUNA Segade, se ha optado por “aprovechar estos días para concentrarnos en reparar todos los daños del temporal, y esperar los pronósticos meteorológicos del lunes 13 para ver si podemos comenzar a producir nieve de cara al fin de semana que viene”.

Por tanto, “la estación de esquí permanecerá cerrada hasta el próximo viernes día 17 en que, a la vista de los actuales pronósticos meteorológicos, es previsible que se produzcan las condiciones favorables para la apertura”.

El responsable de comunicación de Gecobesa también aseguró que “ésta es una situación que se ha repetido prácticamente en todas las estaciones de esquí de España que han sufrido el temporal, desde los Pirineos hasta Sierra Nevada, con una temporada que había comenzado magníficamente”, en La Covatilla con mil esquiadores el sábado pasado, pero que “se ha transformado en una situación bastante complicada con la falta de nieve y las subidas de temperaturas”.

Los pronósticos del tiempo desfavorable provocaron “que desde cuatro días antes de que comenzara el puente, mucha gente comenzó a anular sus reservas”. Esta coyuntura ha obligado a Gecobesa “a recoger velas, a minimizar todos los gastos, teniendo un mínimo de personal necesario para reparar, para contrarrestar los efectos del temporal, y para preparar todo con vistas a dentro de una semana, ya a las puertas de la Navidad”.

Esperanzas navideñas
Segade Illán consideró que “el lucro cesante debido a estas circunstancias ha sido importante”, pero se mostró muy optimista con el comienzo de la temporada de esquí después de la Navidad al confiar en que la Agencia Estatal de Meteorología pronostica frío y nevadas “a partir del día 21 ó 22”, y esto hace que “de cara a Nochevieja ya tengamos muchas reservas, sobre todo de Portugal, porque parece que el año terminará con mucho frío”.

Asimismo están confirmadas para primeros del año que viene las reservas de los bautismos blancos que “se han disparado en número, teniendo muchísimas más que en años anteriores, no sólo de Diputación, sino también privadas de colegios e institutos”. Por otra parte, y de cara también a esta temporada, Segade Illán ha adelantado a TRIBUNA que Gecobesa tiene previsto en los próximos días “cerrar una operación de promoción con El Corte Inglés de Lisboa que será muy importante para nosotros”.