La estación de esquí de La Covatilla cierra su peor temporada azotada por la falta de nieve y el coronavirus

Estación de esquí de La Covatilla

La estació solo ha podido abrir sus pistas un puñado de días, ha recibido críticas  al gestión de la instalación y su futuro está ligado a una fuerte inversión.

La estación de esquí de La Covatilla ha dado por cerrada este 31 de marzo la peor temporada de su historia, azotada por la galopante falta de nieve y, en los últimos quince días, por la crisis del coronavirus. Se despide con muchas dudas sobre cuál debe ser su futuro, que deberá decidir el Ayuntamiento de Béjar, que la gestiona.

 

En total solo ha podido abrir sus pistas un número muy reducido de días cuando nevó en enero, pero las inclemencias meteorológicas han impedido que tuviera continuidad. La gestión de la nieve caída y la producción de nieve artificial no han convencido y tampoco han logrado que se pudiera sacar más provecho a la instalación. La mayoría de los días de este invierno los ha pasado cerrada por viento y, cuando ha abierto, solo se ha podido usar el telesilla y sus instalaciones para uso turístico.

 

A comienzos de marzo un nuevo temporal dio al traste con sus esperanzas de poder acoger esquiadores en sus pistas. Y el día 13 de marzo el Ayuntamiento decretaba su cierre por las recomendaciones para frenar el coronavirus. Este día 31 de marzo la estación ha dado por cerrada su temporada. Las críticas a su gestión vertidas en el ámbito político auguran un tenso debate sobre el que debe ser su futuro, que podría exigir una fuerte inversión económica.