La estación de autobuses agota sus 18 meses de ejecución y suma un nuevo retraso a su largo historial

El plazo para ejecutar la obra es de 18 meses, y se consumieron a finales de junio contando desde el 22 de febrero de 2018, fecha de inicio real un mes más tarde de lo previsto.

La estación de autobuses suma, desde hace unos días, un nuevo retraso a su largo historial de demoras que ha llevado a que Salamanca carezca de una estación a la altura de la ciudad durante más de una década. Las obras de la la esperada estación de autobuses han agotado su plazo legal, 18 meses previstos, y todavía no están acabadas. La fecha tope expiró el día 22 de junio y, tres semanas después, las obras no están acabadas.

 

Así se puede comprobar en el reportaje fotográfico que acompaña esta información. Los trabajos se centran en la zona de taquillas y espera de los pasajeros, que lleva en obras desde hace meses y a la que todavía le faltan cosas. También falta rematar algunos locales y servicios. Sí está terminado el acristalamiento de los andenes, una de las grandes mejoras previstas en el proyecto. Y también está finalizado el lucernario del hall principal. El aspecto final previsto se puede ver en este LINK

 

El proyecto consiste en una rehabilitación de la vieja estación, no se hace nueva. Las obras empezaron el 22 de febrero, un mes después de lo anunciado,con la presencia testimonial de una sola máquina para derribar el muro de separación con la avenida de los Maristas. Lo primero que se hizo fue derribar el muro trasero y el lateral y también la cubierta frente a las dársenas de pasajeros. El plazo de ejecución que tiene la empresa adjudicataria es de 18 meses, pero hay un truco: eso es para la obra. Para la puesta en funcionamiento hay otros seis meses.

 

La estación de autobuses de Salamanca fue construida en el año 1975 por la Administración del Estado. La finalización de las obras no será antes de 2019 y la dotación presupuestaria está prevista para 2018 y 2019, con lo que la nueva estación no estará terminada previsiblemente hasta finales de ese último año. Para entonces, la estación llevará a sus espaldas casi 45 años de servicio sin reformas ni grandes actuaciones de mantenimiento. Algo que ha derivado en un estación de conservación deficiente y en una imagen que muchas capitales de provincia han dejado atrás. 

 

La ciudad lleva esperando diez años en los que se ha prometido su ejecución en dos procesos electorales, y en numerosas otras ocasiones, sin que llegara a hacerse realidad. Salamanca se ha quedado como la única capital de provincia sin una nueva estación y la que tiene es más vetusta que la de otras localidades menores. Además, y después de 40 años, tuvo que espera porque en el trámite municipal se ha perdido un año completo de plazo: estaba previsto que se iniciaran las obras en 2016 y se inaugurara la estación en 2018, pero ahora será en 2019, año electoral. 

Comentarios

Menuda estación 14/07/2019 07:41 #4
Sin aparcamientos (aunque sean de pago), y sin un sitio adecuado para poder parar para bajar pasajeros del coche, cosa que tiene cualquier estación o aeropuerto que se precie.
mariluz 13/07/2019 08:51 #3
Cuando la organización es el trabajo de NRPEL (Representantes Públicos Elegidos Libremente) asesorados por Sus Esforzados Funcionarios (a razón de 300 millones de euros al día, hoy también) este es el resultado de la (NO) planificación. Pro no hay problema, lo pagamos entre todos nosotros (ellos no, claro, tú, que ellos son los que trabajan, hombre).
pa patinar sí que vale 12/07/2019 13:35 #2
¿Han pensado en convertirla en pista de patinaje? Es poner el pie en el nuevo suelo y salir disparado.
si ó si 12/07/2019 13:04 #1
lo jodido es que si ó si habrá que hace una nueva en VIALIA.herencia envenenada de MAÑU Y EL PP anterior

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: